ver el mar

ver_el_mar

Algún poeta
describió su poesía
como reportajes
y alucinaciones

pero no son acaso
la misma cosa;
reportar la alucinación
de los eventos

hoy…

ahí podría terminar un poema.
en potencia, en instante, en quimera.

hoy
iba andando
en bicicleta por puente
sobre mar

era una furia de crestas
sangre azul bulléndose

nadie lo notó.
(si la gente notara las cosas
es probable que la poesía
sería superflua)

nadie se acostó
sobre su vientre
para estudiar la carnosidad
del agua, su pulso refractado
en trece mil escalofríos

nadie.

y uno sigue al fin de cuentas
tratando de ser más humano
que poeta, tratando de alcanzar
con cálculo y condición.

uno regresa a casa lleno
de eco y hormigueo.

a comer a leer la noticia seguir apiñando la ceniza de los actos

al final del día
uno puede decir

que todo consiste
en una transición
de luz pestañeo luz

uno puede decir

siempre existirá el mar
para verlo mañana

uno puede decir

la mar me espera
acostada como
una mascota
a la par
de mi sangre

uno puede decir
– como un poeta –
soñé formar un nuevo mar

pero hoy…
no especulo.

Me limito a reportar la alucinación
y decir,

hoy… vi el mar.

 

 

Poesía Contemporánea

senda al abandono

Poesia de Mar

He visto el mar,
piélago azul como si hojas de árboles
fueran olas en el agua estancada, donde pienso,
donde soy, recluso y alienado.

  

He mordido la tierra
con dientes entre sus arenas
las rocas eran de dureza espacial,
mi región, costado, rincón:
incapaz.

 

He navegado en la nota,
circuito de eco, rayo de música
quieta, resignada, tendida ahí
junto al inerme cuerpo
de mi pasión.

 

He sido noche
la seré siendo, replica
de sombra en el ocaso
cuando nace el deseo
de no desear nada
más.

 

entre ventanas

Poeta entre ventanas

El agua golpea como con hinchada necesidad
cada gota un rebelde escapando en ciclo
cargada de días, rutas transatlánticas
mi cuerpo de roca lo lame el mar
pero ni el sol penetra el fondo de esta sombría mirada

si morir fuera observar una repetición infinita
ola tras ola negando algún evento nuevo
sería respirar un sólido aire, una ausencia
aun estando presente en un mundo incomprensible
incubando el final de los animales, los minerales, el espacio

el calor agitando un cuerpo de fórmulas
envidiando la resignada belleza
de la mesa que evapora su color gratuitamente,
el pescador lanza su deseo al salubre hueco
y pesca porque es más difícil que morir

yo lancé un deseo autónomo
por los mapas del mundo;
como si el parpadeo marcara el tiempo
ahora empiezo a imitar una eternidad joven
que escolta a las olas como si fueran las primeras hijas
            de la creación.

 

 

 

Poesía Moderna

aforismos inquietos

The Spectator Photography

A estas alturas
pensar es aumentar
la agilidad del desconsuelo

el mar
me aplasta
con olas que no
nacen de mis
decisiones

como espectador
los horizontes
caben como sombras
en mis olvidos

es la necesidad
de la línea ser
recta
y de quebrarse
siempre

en el bostezo
suspiramos
en reverso
estando el alma
cansada de tanta
existencia

en esta ficción
de vida
el refugio
está en la
en el sonoro arte
de
inventar

 

 

Poesía Moderna

el último día

poesía muerte

el techo ya no existía
era de mermelada azul
como los algodones del mar
los parpadeos eran ahora contados en centurias
la vista proyectada al camuflaje del infinito
la época era apenas una señal
dirigiendo los ojos a lo sagrado
que dicta: la belleza supera la tristeza

 

con las nubes transitando como pensamientos
de exquisita blancura
las campanas del final
ampliando la melodía
el mediodía de la vida
el nocturno sigilo de la muerte

 

y apoyados en la distancia
de nuestra ignorancia
fracturamos nuestros pechos
permitiendo el misterio brotar y ahogarnos
en un manantial de sangre
que sabía a beatitud.

 

Poesía Moderna

las cosas de ayer

poesia delirio

Ayer me desperté
desesperado
a las orillas de un delirio
mi mano se extendió
atravesaba casas,
el parque de algún vecindario
luego cruzó ciudades
sobrepasó el copete
de un continente
y seguía su excursión
hasta llegar al sol
donde sintió una pelusa de fuego
y en terror se recogió
hasta llegar a mi costado
con olor a eternidad,
miré el mar de imprecisión
que me rodeaba
lentamente me arrastraba
con sus olas hechiceras
hasta terminar flotando
sin esfuerzo
sobre su superficie inconstante
mis cabellos cada vez más
húmedos
con el roce de sus aguas nocturnas
sostuve mi respiración
y en un parpadeo
de mis ojos lacrimosos
me sometí al descenso
a lo profundo
donde vi mi otra vida
como algo
inútil
e innecesario.
 
 
 

poesía contemporánea

En el gran final

 

Horas y montañas radicaban adentro

lejos de la rutinaria información

era un sueño clavado en cristal de noche

semejante al dolor de una vela apagada

era una oscuridad que brillaba con ideas

flotante microorganismos propagándose en aire 

 

repercutía lo que todos sabían

            pero nadie admitiría

la basura negra del hombre

            ya no merece el mundo

seres destruidos y apagados

en una gran ola de caos
 

vivirán nuevamente en paz los hijos del mar

y los cantos de la selva

 

con el progreso de la objetividad

descubrimos la total relatividad del subjetivismo

cada cabeza obedece su indomable deseo 

 

crece la amenaza de un terremoto que nos consuma

cuando el sol se apague para los avaros

en ese fulminante instante antes de la despedida final – 

 

un diminuto camarón pisa el fondo del océano

afuera crece lentamente cada hoja de monte.

 

 

 

ARS POETICA