cosas invisibles

above_clouds_Kjarval

Mira
abrí la noche con tu nombre
te hablo y la sombra
eleva su rama de perfume
entre los cuellos de las estrellas.
¿Qué palabras usé para explicar tus ojos?
Para habitar
sin el oleo del alma
en las profundidades del deseo.
No sé el significado del zodiaco
ni del pezón que observo sin anteojos
Tócame, no para sentir
la minúscula herramienta de la piel
sino para olvidar
que somos cosas invisibles –
rozándose entre si
como lo hace la noche
contra el alba,
como lo hace tu nombre
contra mi gemido.

 

 

 

 

Poesía Nihilista

máscara y enigma

Mascara enigma

He puesto una larga mirada
a la resolución de la máscara
atado ando como por brazos de siglos
un secreto espiral hace noche de mi razón –
el espíritu recóndito expulsado de su frente
parece llegar a la cumbre de una antigüedad;
esta máscara que espío desde el asiento de
mi soledad,
alzo humos entre los torbellinos del tiempo
algo infinito crece como olor entre sus gestos,
con sus manos de vino blanco me acaricia el deseo
de hierro mis horizontes se duermen;
aquí hay fondo tras fondo
hundimiento sin calidad de movimiento,
veo desde los ojos ecuánimes de la sombra
mi destino de máscara, cubriendo con tez
el enigma del vacío.

Poesia Moderna

descenso al objetivo

en su cueva
donde dormía
volcando el deseo
en un cráter de inactividad

era una añeja paz
convocando los ojos
a ver el mundo como
arbitrario detalle

la noche
que pinta todo azul
y el cometa que choca
contra el humo del
corazón

con voluntad de isla
dormía en su cueva
volcando la ambición
en un charco de vapor

al objetivo
que se siente
ser pez natural
en mar de sueño.

 

Poemas

senda al abandono

Poesia de Mar

He visto el mar,
piélago azul como si hojas de árboles
fueran olas en el agua estancada, donde pienso,
donde soy, recluso y alienado.

  

He mordido la tierra
con dientes entre sus arenas
las rocas eran de dureza espacial,
mi región, costado, rincón:
incapaz.

 

He navegado en la nota,
circuito de eco, rayo de música
quieta, resignada, tendida ahí
junto al inerme cuerpo
de mi pasión.

 

He sido noche
la seré siendo, replica
de sombra en el ocaso
cuando nace el deseo
de no desear nada
más.

 

entre ventanas

Poeta entre ventanas

El agua golpea como con hinchada necesidad
cada gota un rebelde escapando en ciclo
cargada de días, rutas transatlánticas
mi cuerpo de roca lo lame el mar
pero ni el sol penetra el fondo de esta sombría mirada

si morir fuera observar una repetición infinita
ola tras ola negando algún evento nuevo
sería respirar un sólido aire, una ausencia
aun estando presente en un mundo incomprensible
incubando el final de los animales, los minerales, el espacio

el calor agitando un cuerpo de fórmulas
envidiando la resignada belleza
de la mesa que evapora su color gratuitamente,
el pescador lanza su deseo al salubre hueco
y pesca porque es más difícil que morir

yo lancé un deseo autónomo
por los mapas del mundo;
como si el parpadeo marcara el tiempo
ahora empiezo a imitar una eternidad joven
que escolta a las olas como si fueran las primeras hijas
            de la creación.

 

 

 

Poesía Moderna

dilatar

el deseo

Todo lo que pido
es que
abracen la soledad
como el peluche
de la perfecta niñez
y prendan la radio
para escuchar
el mudo
desmentir
la imposibilidad
estiren la vida
como un lienzo
y empiecen a borrar
en vez de agregar
más
a esta obra abstracta
si el deseo
lo deseo
desearía
desear
deseos indeseables
todo lo que pido
es que
la noche se haga elemento
y la paz
se trasmita
por
la antena
del
silencio.

 

 

Poesía Moderna

¿cómo callar?

Relámpago en la lejanía

     crea el celaje de mi circunstancia

el deseo es una ceguera

     una única trayectoria

donde existen miles

Haz en mí lo que debes

   mútame hacia lo incomprensible

porque mi anochecer

   cae como una nota grave

       al final de una descuidada orgía

porque cada letra escrita

      es en el fondo un poema entero

y si cada nube merece una sinfonía

   cada partícula de polvo

       cuenta una odisea

¿cómo callar?

Anclados en cada pozo negro

   -es cierto-

      el aislamiento trae seguridad;

cómo se siente ser ráfaga,

   la voz que ama el silencio

los labios que adoran lo innombrable

          ¿cómo era todo cuando nada importaba?

-es cierto-

  hay un instante, una cortina

un rostro escondido en el bosque

    ese recuerdo inasequible

sabría cantar, palpitar ese encanto

        el refugio del tacto…

dos manos en forma de copa

                        ¿ya cayó la gota?

Regresar a pagina principal de ARS POETICA

En el gran final

 

Horas y montañas radicaban adentro

lejos de la rutinaria información

era un sueño clavado en cristal de noche

semejante al dolor de una vela apagada

era una oscuridad que brillaba con ideas

flotante microorganismos propagándose en aire 

 

repercutía lo que todos sabían

            pero nadie admitiría

la basura negra del hombre

            ya no merece el mundo

seres destruidos y apagados

en una gran ola de caos
 

vivirán nuevamente en paz los hijos del mar

y los cantos de la selva

 

con el progreso de la objetividad

descubrimos la total relatividad del subjetivismo

cada cabeza obedece su indomable deseo 

 

crece la amenaza de un terremoto que nos consuma

cuando el sol se apague para los avaros

en ese fulminante instante antes de la despedida final – 

 

un diminuto camarón pisa el fondo del océano

afuera crece lentamente cada hoja de monte.

 

 

 

ARS POETICA

Títere del deseo

Miraba sobre mi cabeza

          no habían cuerdas ni hilos

alcancé por grandes muros alrededor

          no habían ni cercas ni calabozos

supuse que debajo existían espinas y precipicios

          no habían brasas ni torturas
 
 Interno titiritero del deseo

        soy preso de los caprichos de este momento

desconozco el por qué de las cosas

        soy libre esclavo de la decisión

respondo a lo que simplemente se manifiesta

        soy espectador que espera
 
 Después de todo, la gran masa de eventos

                 es un juego

esta estrepitosa sinfonía llega a su fin algún día

                 es oculto silencio

me entrego al desconcierto circundante

                 es absurdo chiste
 
¿A dónde más puedo ir?