sabor a delirio

Otro mundo

Puedo sentarme
aquí
y escribir de lo que sea
describir la vida
como el gran sol de la eternidad
pero no puedo
mis dedos de carne
mis huesos de dolor
no me dejan,
me doy asco
soy una cosa peluda
que se deshace cada segundo
en granos de ayer,
podría contar lo que sea
pero hay demasiados peros
en mis labios,
en mis labios…
queda el sabor a delirio
y en mi cabeza
la terca necesidad
de sustituir mi piel
por cascarilla de cielo,
dejando atrás
el peso de mi entrañas
dejando atrás
unos versos
como pena de muerte
a lo ordinario,
hasta que, en mi inmaterialidad,
pueda encontrar otro sol
otra voz
otro yo
oliendo
ráfagas de ilusiones
extraordinarias

 

 

 

Poesía Contemporánea

las cosas de ayer

poesia delirio

Ayer me desperté
desesperado
a las orillas de un delirio
mi mano se extendió
atravesaba casas,
el parque de algún vecindario
luego cruzó ciudades
sobrepasó el copete
de un continente
y seguía su excursión
hasta llegar al sol
donde sintió una pelusa de fuego
y en terror se recogió
hasta llegar a mi costado
con olor a eternidad,
miré el mar de imprecisión
que me rodeaba
lentamente me arrastraba
con sus olas hechiceras
hasta terminar flotando
sin esfuerzo
sobre su superficie inconstante
mis cabellos cada vez más
húmedos
con el roce de sus aguas nocturnas
sostuve mi respiración
y en un parpadeo
de mis ojos lacrimosos
me sometí al descenso
a lo profundo
donde vi mi otra vida
como algo
inútil
e innecesario.
 
 
 

poesía contemporánea

ser hoja

en_el_suelo_pies

Es la edad para ser hoja caída del árbol mudo
nuestra voluntad no sería más que una ráfaga de viento
el destino: caer en un caño lleno de cosas olvidadas
nuestro sueño sería desintegrarse en una sopa de residuos
tocar esta vida una última vez en forma unánime
hasta volver a ser parte de todo, del resto
una vez más
hoja
sol
y agua
por esas épocas vecinas
llenas de galaxias y sueños.

absoluta lejanía

El sol

 

potente

 

claro color

 

cambia hoy

 

a sombra

 

sol de noche

 

sal en el aire

 

cuando me acercaba

 

acariciaba otro ser

 

otro humano

 

como yo

 

pero, no

 

cielos oscuros

 

cambia hoy

 

piel en roca

 

vista en sombra

 

evento solitario

 

                                               absoluta lejanía

 

total absorción.

¿Merecemos un día más?


Cityspace5 by Brian Backlash

El crepúsculo se desprendía de mí
como siete cuervos que alzan vuelo
de una rama sin vida, sin hojas.
Me acosté consciente de que nunca levantaría
                podría mirar las edades de los soles
sin moverme ni estremecerme.

Recordaba – mirando al tiempo—
la infinita línea férrea al horizonte
el tren fabricado por tantos hijos
que amanecían a diario con nuevos deseos,
viajaba más allá de las colinas
celebrando la inagotable fuente de curiosidad y placer
que brindaba el mundo explotado.

Había leído los testimonios de navegantes
valientes ante la fuerza bruta de la desgracia:
era la historia de la humanidad
perseverante ante innombrables desafíos.
Ya no, me dije.
Héroes y sobrevivientes
            imponiendo la voluntad de su destino
Ya no, me dije.
                     No es la metáfora de estos tiempos.

Cavé un hoyo y me acosté.
No me escondía ni esperaba nada.
Quería descansar al fin,
deslizarme a la calmada permanencia de una roca.
No quería interrumpir nunca más
              el orden de las cosas.

El amanecer se fija en mí
su luz se refleja en mis ojos
y baña este pequeño tallo de hierba
con una tenue sombra de color.
Pienso en el mundo que gira,
todo lo que hemos logrado.
Creo que el tren llegó a su fin;
podremos descansar…

Nunca imaginé que su verdor
imitara los grandes misterios;
entre dos manos protectoras
la veo crecer, hoja tras hoja de hierba

su existencia es más intensa que la mía.

ARS POETICA

En el gran final

 

Horas y montañas radicaban adentro

lejos de la rutinaria información

era un sueño clavado en cristal de noche

semejante al dolor de una vela apagada

era una oscuridad que brillaba con ideas

flotante microorganismos propagándose en aire 

 

repercutía lo que todos sabían

            pero nadie admitiría

la basura negra del hombre

            ya no merece el mundo

seres destruidos y apagados

en una gran ola de caos
 

vivirán nuevamente en paz los hijos del mar

y los cantos de la selva

 

con el progreso de la objetividad

descubrimos la total relatividad del subjetivismo

cada cabeza obedece su indomable deseo 

 

crece la amenaza de un terremoto que nos consuma

cuando el sol se apague para los avaros

en ese fulminante instante antes de la despedida final – 

 

un diminuto camarón pisa el fondo del océano

afuera crece lentamente cada hoja de monte.

 

 

 

ARS POETICA

Laberintos de piel

 

Hay un laberinto de piel
envolviendo la pureza del vacío
Hay volúmenes de células
que visten la transparencia total
La conciencia es una bestia insaciable
es un espejo sin contenido
Es la búsqueda por rellenar
              barriles y cofres
con el velo de un humo espiral
Son las noches con soles lejanos
son franjas de tiempo y dolor:
es un baile ciego en la oscuridad.