desde un fatalismo

fatalismo poema

La luna se fugó
para hundirse
en mi copa de vino.

Una araña
se arrastra
hasta mi mente
sin el arcoíris
de su cristalina
telaraña.

La luna
La araña
Mi alma

Van todas
a la estación
de tren
a fallecer.

Vagones vacíos
salen al horizonte
uno lleva la luna
otro la araña
el último lleva
mi alma.

En silencio.

Ninguna
vuelve a ver
atrás.

Poesía Nihilista

de una anomalía.

nervadura hoja

desde la ventana
entraba la luz inconsistente
del sol
sin resistencia
su centelleo
párpados de tiempo

me asomé
a la ventana
vi una hoja verde
luego era amarilla
luego azul

gesticulaba
signos de origen primordial

obediente
seguí con mis ojos
movimientos naturales
inexplicables
estudié su vaga anatomía
el inquieto perfil de cuchillo

yació quieta de repente
exhibiendo piel de ángel
levitaba
como un pájaro verde
inmortalizado en su vuelo

todo se detuvo
los segundos se estrellaron
contra el instante

el tiempo dejó su marcha
la hoja se hizo cuidad
su nervadura calles
su curvatura la tierra

mi visión se hizo cuerpo
se arropo entre verde amarillo y azul
el sol cayó
como pluma
el polvo del alma
floto con el viento
entre todas las ciudades de hoja

Poesía Moderna

aforismos inquietos

The Spectator Photography

A estas alturas
pensar es aumentar
la agilidad del desconsuelo

el mar
me aplasta
con olas que no
nacen de mis
decisiones

como espectador
los horizontes
caben como sombras
en mis olvidos

es la necesidad
de la línea ser
recta
y de quebrarse
siempre

en el bostezo
suspiramos
en reverso
estando el alma
cansada de tanta
existencia

en esta ficción
de vida
el refugio
está en la
en el sonoro arte
de
inventar

 

 

Poesía Moderna

en la profundidad

poesia nihilista del poeta contemporaneo

Una ave blanca

pura como el vuelo

se convirtió

en fondo negro

y alzó sus alas

dentro de mí

en un cataclismo ligero

suspendido casi

sobre la eternidad vacía

del alma olvidada

pasos y pasos

lejania alma

Pasos, pasos
y una furtiva mirada
tal vez,
entre ojos y ojos
horas y horas
extrañando los nombres
que nunca tuve
perdiendo las vidas
que no fueron mías
pasos lentos
una nota de piano
como esa nieve
lejos de todo,
mi alma cósmica
entre reojos
entre horas
tan lejos de todo.

Dos poemas como experiencia vivida

 

Si la luz jamás llega a penetrar
los rincones del corazón human torturado
Si el peregrino se pierde lamentablemente
en el crepúsculo de la incertidumbre
Cuando los arcos de una sangrienta guerra de cuerdas
cortan el aire como espadas violentas
y mi boca derrama la gota caliente de vino
como sangre viva que inunda
el cauce de la desgracia divina.
De las venas se desprenden
insultos fugaces hacia la terrible mortalidad
Muriendo cada día entre vientos oceánicos
Desesperanzado, cobarde alma
criando las constelaciones celestiales
que aplastarán el sin-nombre presente

**

Tiene la soledad sombra alguna
Ha vivido el hombre muerto
que solo conocí en su muerte
Cuando la espiga, una bala o la mentira
haga de mi piel un pez muerto en el litoral
acontecerá la fecha pasajera
donde olas se despiden sin razón.
Tendrá una vida más
aquél hombre que nunca juzgué
en el sueño de la muerte;
seguiré solitario con cada sombra inasible
que se escapa de mis manos….