El vacuo cosmos.

un cosmos vacio

Todavía
hay posibilidad.

Desde la ventana
ver el diámetro
del destino.

Oír
a ciegas
la luz
caminando
sobre tu sien
adormecido.

Después de que
acabe la tierra –

permitir los pájaros
alinearse en
la cuerda
del corazón.

Y cuando
desaparezcan las ideas
en su lugar
depositaremos
el tibio espejo
de la piel.

Poesía Nihilista

el desabrigo

Poesia Nihilista

Qué son las manos
si todo se debe abandonar

qué es la mente
si todo se debe olvidar

mi vida se mueve como corriente
en vertiginosa caída
desbordándose en ilógica tristeza
rugiendo como león herido de bala

ya se siente la muerte

intento ver el polvo levitando
al centellear en este último rayo de sol

la belleza abre un portal
un punto de luz
en el centro
de la negra existencia

ya se siente la muerte

como una larga lluvia
sobre el mugriento
corazón.

 

 

\Poesía Nihilista

un día gris

un dia gris

Hay un día gris
que me visita intermitentemente
entra en mi cuarto
con su decadencia petulante
cierra todas las ventanas
pone algodón en mis oídos
y me abraza como medusa de mar

 

aplastando mi corazón
como masa de pan
aprisiona mi pensamiento
como una densa noche sobre una indefensa vela
intoxicando mis movimientos
como una droga soporífica destilada del desconsuelo

 

me hundo en gota de resina
con dificultad inmerso mi mano
en el charco de mi poesía
ni para qué
estoy vacío sin contenido vital
son veinticuatro horas
dedicadas al olvido,
amante día gris.

 

 Poesía Nihilista

Aspectos de un anzuelo

La tierra se abrió
un abismo de luz
como el etcétera del mañana
en ese campo de posibilidad
miré con asombro y pueril tentación
el objeto de aspecto personal
es el reflejo en mis ojos
           de mi otro reflejo
las cosas saben a costas marítimas
sus puntas emergen de forma enigmática
es válido hablar de ellas como anocheceres
y tocar – estas cosas – al son de un génesis
pero no queda de otra, fatigarse
entre las acrobacias del tiempo
permanecer vivo pero acostado
en esta vida empapada de hipótesis
… era … sentía yo…
desprender un anzuelo
al corazón puro del misterio
y
esperar … algún acontecer. . .

Tres poemas sobre la Muerte, la Vida y la Profundidad

 
¿Será hoy?
A la hora de la pesca
cuando almuerzo
o en media siesta;
Porque vivo en el ambiguo
sentido de la palabra:
         sueño
Y morir representa
acostarme sobre una cama
de piedras redondas y claras
Soltar la existencia
cuando el péndulo
de mi corazón,
sin razón,
se detenga sin consultarme.
 
 *****
 
¿Por qué vivir?
 
Cuando el mar
quieto y atento
vive consciente
en su profundidad
la grandeza visible
es el silencio transparente
 
Vacío el pensar
Sentir el movimiento
Visión que se atreve
captar mortales horizontes
Respirar la incertidumbre
del nunca saber
 
Y la tierra
húmeda y fría
sosteniendo sabiduría
habla el viento:
 
Deja todo atrás
y Todo encontrarás
 
  *****
 
Mírate hombre
ese superficial gozo
que se entierra
entre los escombros,
          esa soledad
de la incertidumbre
 
Mira, hombre de negocios
él, de ideas filosóficas
aquél, que ama obsesivamente
todos los soldados perdidos
nosotros, fuentes de pereza
¿Cuál de nosotros
               frente al espejo
conoce la claridad
              el corazón espiritual
donde yace lo profundo?
 

Dos poemas como experiencia vivida

 

Si la luz jamás llega a penetrar
los rincones del corazón human torturado
Si el peregrino se pierde lamentablemente
en el crepúsculo de la incertidumbre
Cuando los arcos de una sangrienta guerra de cuerdas
cortan el aire como espadas violentas
y mi boca derrama la gota caliente de vino
como sangre viva que inunda
el cauce de la desgracia divina.
De las venas se desprenden
insultos fugaces hacia la terrible mortalidad
Muriendo cada día entre vientos oceánicos
Desesperanzado, cobarde alma
criando las constelaciones celestiales
que aplastarán el sin-nombre presente

**

Tiene la soledad sombra alguna
Ha vivido el hombre muerto
que solo conocí en su muerte
Cuando la espiga, una bala o la mentira
haga de mi piel un pez muerto en el litoral
acontecerá la fecha pasajera
donde olas se despiden sin razón.
Tendrá una vida más
aquél hombre que nunca juzgué
en el sueño de la muerte;
seguiré solitario con cada sombra inasible
que se escapa de mis manos….