tengo tanto buda

paisaje_budista

Tengo tanto buda.
Que con cada nube
me muevo panteísta.
Con cada respiro
me atraganto con la satisfacción.
Estoy lavando los platos,
sí, como si fuera cada uno
el ala de un ángel rafaelista.
Tomo asiento y me siento
acobijado en coro de silencio.
Abrí la cárcel de piel para
poder lavar la sangre
con luz de vida.
De lejos veo
los pensamientos,
como montañas teñidas azul
por la distancia.
Tengo tanto buda.
Que el viento me trajo
la luna a mi puerta.
Y no paré de bailar
en plena habitación
como si agarrara el mundo
de su pequeña cintura.

Poesía Contemporánea

Depurada sangre

Drops in motion

Costilla de trayecto nublado
mil pezones de agua estrellándose
en un caótico rumor de viento

intentaba encontrar ahí,
en esa violenta manifestación de ruido mojado,
el coraje para romperme como ojo de agua
y caer ciego al charco injusto de la
arbitrariedad

¿que la mente no puede soñar ser punta de luz
inasible y deleznable, a velocidad atroz?

mira como todo es lindante y hay una corpulenta
erupción de momentos y colisiones
precipitándose a un miasma de
arte y mito
¿tiene otra definición lo innombrable?

las sábanas del sentido
cruzan el paisaje
como plumas de águila

desmembrado
sin intención de sangre,
a punto de colapsar
amplio como atmósfera
en la fiera existencia
del movimiento.

 

Poesía Moderna

a la disperción

Poema surreal

que sería ser sangre gris
y de piel abstracta
como luz de un recuerdo,
dándole forma al vacío
con el espacio de un vuelo inquieto;
voy a cantar lo que sueña una lágrima
cuando ésta carga sal surreal en su carne,
he de poder existir al motor
de una partícula flotante en su espiral;
 hay algo emitido, innegable,
en la tosca piel de una roca:
                      su astuta inmovilidad
con ese pensar
ubicua y serena
la roca de posición
mi piel limítrofe
haré vuelo al rincón
y lágrimas resbalan
hacia entorno
como puñados de alas
              aleteando en ingrávida vida.

 

Poesía Nihilista

el último día

poesía muerte

el techo ya no existía
era de mermelada azul
como los algodones del mar
los parpadeos eran ahora contados en centurias
la vista proyectada al camuflaje del infinito
la época era apenas una señal
dirigiendo los ojos a lo sagrado
que dicta: la belleza supera la tristeza

 

con las nubes transitando como pensamientos
de exquisita blancura
las campanas del final
ampliando la melodía
el mediodía de la vida
el nocturno sigilo de la muerte

 

y apoyados en la distancia
de nuestra ignorancia
fracturamos nuestros pechos
permitiendo el misterio brotar y ahogarnos
en un manantial de sangre
que sabía a beatitud.

 

Poesía Moderna

sangre en la jaula

Beauty in a cage
A la hora
de la verdad
todo este terreno
espectador soy
cumbres
ecos que se extienden
como los océanos
que me separan
de la tierra preñada
el fruto
del azúcar celestial
hoy, mi propia voz
me apuñala
no hay suficiente fosas
que contengan
la sangre fundamental
que sale de mis poros
cuando estiro
mi sentido
al inabarcable dolor
de lo solitario y
bello.

 

 

 

Poesía Nihilista

espacios

Sombra y cielo

Una hoja
blanca
magnética
como un lago
agua que descansa
lejos
bien lejos
de las guerras nacidas
de diez dedos;
una suavidad
blanca
para pulir
el áspero rosto
de mi imperfección
leyendo
poemas sagrados
de sangre
textura de sanidad
que envuelve la locura
de cada noche;
un suspiro
blanco
para vivir
sin convicciones
ahí
aquí
allá
donde sea
que haya
cielo
abierto.


Poesía Siglo 21