las cosas de ayer

poesia delirio

Ayer me desperté
desesperado
a las orillas de un delirio
mi mano se extendió
atravesaba casas,
el parque de algún vecindario
luego cruzó ciudades
sobrepasó el copete
de un continente
y seguía su excursión
hasta llegar al sol
donde sintió una pelusa de fuego
y en terror se recogió
hasta llegar a mi costado
con olor a eternidad,
miré el mar de imprecisión
que me rodeaba
lentamente me arrastraba
con sus olas hechiceras
hasta terminar flotando
sin esfuerzo
sobre su superficie inconstante
mis cabellos cada vez más
húmedos
con el roce de sus aguas nocturnas
sostuve mi respiración
y en un parpadeo
de mis ojos lacrimosos
me sometí al descenso
a lo profundo
donde vi mi otra vida
como algo
inútil
e innecesario.
 
 
 

poesía contemporánea

Casi no existir

Suspiro, eterno espiral
noche de espuma, revoltijo
antes de ayer, cuando la luz era invisible
las células eran pájaros voladores
la sangre era horas de la tarde
despertar era recrear la creación
reconstruir la Nada… crear la primera partícula
cae,
caer,
callar,
nombrar el vacío
el hermoso inexplicable puente
que une esta historia con la profundidad sin rostro
el tiempo perdido no tiene culpa
nunca ha existido la muerte;
la piel tocándose a sí misma
la lengua con sabor a lengua
la gota de agua sin borde
inmóvil las torceduras del árbol
inmóvil cae la hoja por los aires –
nunca existió la muerte
vivir es casi no existir . . .