Hemos alquilado la frontera y la luz

poesia_de_la_muerte

en este maldito rincón
alquilo piel

y de puente
saco una tristeza
en ladrillos
sobre el reír

miren esta gran luna
entrar al bar
para decirnos que es hora

de mudarnos
de cerrar el vaso
hora de estar a solas
sin sueño

sin la cobija del corazón

Poesía Contemporánea

campo de perfil

poesia_moderna_2013

qué duro labio habla la vida
qué fuerte impulso pega la vida
qué fuego cansado quema la vida

miro afuera
de mi rincón

olvido el eterno colocho de noche

y un poco de estrellas
tibias
en el margen de mi ojo.

Poesía Contemporánea

este otoño aluciné

poesía_otoño_2013

Hoy aluciné
ser caracol tibio alrededor
calcio quién átomo anda

algo iba
haciendo lenta la luz
hasta que la sangre

siendo azul
daba contra la carne

como un cielo alguno colmado
de humo mañanero,

empecé a podrir
y a ver las                             palabras

moverse como lombrices 
en rincón ilógico de ansia 

espantado la hoja amarilla
del ojo se cayó caía cayendo
al murió del ritmo

en este otoño

aluciné
después del fuego hondo
ante un pañuelo de pus

                        en este otoño
                         partí la sed
                         y casí como sombra.

Poesía Contemporánea

se busca

poesía_extraña

En la entrada del edificio
vi un anuncio,
se buscaba:

Grosero gordo tamaño absoluto
de forma gruesa llena de madura carne
con total calambre al caminar palpitando
al mundo como una marea nueva de arañas,
de puño enrojeciéndose con madrugada
tan dulce de tristes mesías,
los siglos de ciudades
antes de cristo tallados como tatuajes
en oro en polvo sobre el pecho
como el aislado aspecto de una divinidad
opulenta y decadente – ¡buen salario y horario flexible!

Entré sin encontrar las escaleras que darían
con la oficina. Hablé con el recepcionista
y le pregunté a qué hora cerraban.
Al salir del edificio entró
un hombre gordo y tan tosco
que cuando dio contra mi hombro, no se disculpó.

El sol estaba casi feliz y las nubes iban cuesta arriba
al ritmo de un dócil buey. Tenía algún tiempo para desperdiciar,
tiempo para rumiar con un cielo viejo sobre mi sien.

Me senté al no encontrar un alma con quien llorar.
Tenía una fiebre al borde de los huesos.
Y con tanto lugar por visitar alrededor
me deformé en silla y me envolví en inercia.

Miré la absurda blancura de mis uñas
mientras intentaba leer un periódico.

En casa recordé todas estas cosas
horas después.

Las fui maquillando todas estas cosas,
con púrpura e historia, con ceniza y lápiz labial,
con rubor y perfume hondo a olvido,
con joyas y con los dedos tocaba el piano
hasta el fin del reloj.

Poesía Contemporánea

las delicias

poemas_sobre_el_Alcohol

 

Éramos y errábamos con delicias
las noches las montábamos
como dragones e indagamos
la ley del caos en los rincones
del estado; entrabamos al bar Estigia
los cigarros en vez de humo
soltaban pensamientos diáfanos
y pedíamos los Lázaros
tragos de ron amargo
en esas cuevas de nuestra sed,
alargábamos horas en tinta de poemas
y el imperio bruto del llanto y risa
quedaba en llamas libres verticales
entrañas quemadas al horizonte
nuevo del alba,
salíamos hediondos a ideas y sudor
con la posibilidad como un ballet
entre las manos;
éramos y errábamos con alegría
seguíamos el celeste
cada nube maduraba en un placer
el vino tenía alas de incendio,
en la calle
viendo los buses
terminábamos con la vida
arrugada como nuestros cuadernos sucios
e inspirados
y tirábamos todos esos papeles
a la finalidad del viento.

Poesía Contemporánea

de la vida

poesia_de_la_vida

Cuando lindo y ebrio
me paro sobre la vida
miro entera la situación
y un montón de tiza
la emoción
y un montón de risa
la inteligencia
no entiende que bruma
y luna es misterio
hundido en fuente
en ratos de noche
cuando aguas en la ducha
aguas negras llenas de estrellas
me lavan el alma
ebria y linda
que tampoco
sus curvas entiendo
ni el invisible
silencio de roca
de la vida entera.

 

 

Poesía Contemporánea

aquí del tiempo

poesia_y_tiempo

aquí
en esta piedra
no habían sonidos
tampoco en el aire lluvia
ni la luz daba eco a su orillas
aquí
había silencio
y mucha lentitud
en esta piedra de techo azul
no había un ayer era hermoso
sin vestimenta y desnudez abierta
goteando entre las piernas
del día y la noche de vidrio
sin las estrellas ni preguntas
todo transparente
sin idioma
con los nombres dormidos
como sombras en la
concha aquí del tiempo.

 

 

Poesía Contemporánea