fragmento menor

Paino Fragment

Hay una sutileza que se expresa en gris y túnica
un vuelo frío por los aires del oscuro sonido
acordes de luz que solo se escuchan en ajenas superficies
poéticos sabores en las puntas de periféricos pensamientos
prolongable tristeza en la piel de un escalofriante ademán,
el traspaso de intensidad a la obra de la nube –
una agonía fabricada a base de necesidades prescindibles,
el espíritu esperando un propósito suave
una estela de verdades desprendiéndose del sinfín
la alegría juvenil de tocar una altura por primera vez
el bohemio empeño de cincelar la mitología vigente
el estudio del relieve en el esfumado tiempo
la garganta ebria que traga tanta nocturna soledad
un latido que hace chocar contra la desesperanza
en la velada cuando el absurdo tiene una dulce lógica

poetizar ,
               por la vía de una única vida y una única muerte.

 

Poesía Moderna

poema cuando escribir historia es borrarla

Historia muere

Ahora que tengo pies
como lombrices de arterias
se me hace guardar
las crónicas del estornudo
que muere como la década
los cachos de la luna
se asomaron hoy la tela
era perforada por el alfiler
de luz que ojos como los míos
tejen vestuarios de constelaciones
canciones efímeras de negra
oscura noche tal como el sudario
que cubre un rostro impío
ese mismo semblante
una vez predicaba a los relojes
por ser abruptos y subyugantes
el mismo hombre con zapatos
los usaba como monedas para viaje
distancias recorridas al motor
de un cuero peregrino
esa materia de callo
en el descalzo paradisiaco.

 

 

 

Poemas Inútiles

escena absurda

absurd scene

Personajes:
          yo
 
 

          el cielo
 
 

Escenario:
 
 

          la percepción
 

 

 
 

yo: a veces soy yo
 
 

          solitario
 
 

          en la concha de tu azul
 
 

el cielo: (en silencio, consternada
 
 

          reflexiona en nubes
 
 

          y cuestiona en vientos)
 
 

yo: espero a diario tu muerte
 
 

          cuando las venas de luz se secan
 
 

          y te vuelves cadáver negro
 
 

el cielo: (en silencio, impenetrable
 
 

          esconde su tez negra detrás de una iglesia
 
 

          su torso emplumado con nubes delgadas)
 
 

yo:  a veces pienso que estoy yo encima de ti
 
 

          eres la copa de donde
 
 

          se embriagan los sueños
 
 

el cielo: (en silencio, expresa simpatía
 
 

          al teñirse de alba)
 
 

yo: me pregunto si sabes fornicar
 
 

          con las luces en tu cenit  
 
 

el cielo: (en silencio, expone su pezón de sol
 
 

          y decide permanecer desnuda el resto del día)
 
 

poesía moderna

todo nace absurdo

Que soy uno de muchos  

muchos yos que fueron y serán 

los mundos que pueden haber 

por la increíble plasticidad de la energía 

cuantos universos y seres hubieron 

cuantos sueños inimaginables nacerán 

todo nace absurdo 

siendo en su fugacidad 

portador del tiempo 

siendo en su cansancio 

hijo de grandes eternidades 

nada basta 

es insuficiente ser humano 

un elogio al que se detuvo 

pensó, sintió, abismal incertidumbre

 la lenta muerte de una vibración 

todo nace absurdo 

aspecto oscuro de la beatitud 

fragmento sucio de la infinidad

dejo hoy de ser hombre 

para unirme con la oscilación de los dioses negros 

vacío entre franjas de luz

 potencial 

  posibilidad 

    alcance al ambiguo

vida eterna sin ojos

demencia por los corredores de la sustancia.

¿Cuál es la prisa?

Me encuentro sentado

      esperando un café
afuera, la guerra continua

     en las alturas lejanas las galaxias se trituran unas a otras

sabes, como cuando una tragedia se aproxima

 y no hay acción, sola una lenta espera

       hasta que el momento anticipado llega-

estoy mirando – esto tan eterno

           y la lucha sigue afuera, la gente corre

la gente se tropieza y se arrastra hasta un árbol

        míralos
pienso en silencio.

Que difícil ser hombre,
       como lucha contra sí mismo  
resiste, tembloroso a mirar el vacío que rellena tanto terreno.

    El café llega y mi vecino corre espantado del silencio de mis ojos
¿tan difícil es: detenerse?  Dejar que las cosas sucedan por sí solas…

        Anduve ayer por la llanura,
un llano quieto, un cambio despacio – la niebla pronuncia sílabas
                                                                           en décadas
el monte crece como mi barba, quién los detiene;
            ayer era como el agua transparente
un rocío sin destino previsto: evaporarse solo si calienta el día

Espérenme, ya terminé mi café
      ya me sacudo mi camisa
salgo por la puerta        
        y me pondré a correr con ustedes

Pero nadie todavía me ha respondido: ¿Cuál es la prisa?

Poemas Nihilistas

Títere del deseo

Miraba sobre mi cabeza

          no habían cuerdas ni hilos

alcancé por grandes muros alrededor

          no habían ni cercas ni calabozos

supuse que debajo existían espinas y precipicios

          no habían brasas ni torturas
 
 Interno titiritero del deseo

        soy preso de los caprichos de este momento

desconozco el por qué de las cosas

        soy libre esclavo de la decisión

respondo a lo que simplemente se manifiesta

        soy espectador que espera
 
 Después de todo, la gran masa de eventos

                 es un juego

esta estrepitosa sinfonía llega a su fin algún día

                 es oculto silencio

me entrego al desconcierto circundante

                 es absurdo chiste
 
¿A dónde más puedo ir?