soñar

sueños sustancia

Mi lecho
es sustancia placentera
como placenta
donde los sueños
se mueven en corrientes
de un mar maternal
es aquí
donde las formas
crecen y mueren
en su bella transformación
donde los sentidos
se extienden
como hojas al final de
una palma insular
situada céntrica
en glóbulo de misterio
es justo aquí
donde descanso mi cabeza
y brotan de mi gris
las fantasías inauditas
de un incesante
ciclo

 

Poesía Nihilista

La inefabilidad

Dos luces
son la protuberancia de mi visión
al costado
la cerveza checa casi agotada
no soy el único
si yo picoteo el papel con una punta
otros punzan el piso con sus pies
y por su efímero movimiento
mis dos luces
confiesan la fragilidad de su fuego
mientras tanto la atmósfera de mi cabeza
recibe el fondo ambiguo de conversiones ajenas
conjuntamente con los zumbidos modernos de un techno
la variedad de mis temores oscila
entre la potente metafísica del libro a mi izquierda
y la interrogante de quién o qué soy
el propósito actual es escribir un poema
amplio como este irrepetible momento
que ni yo ni otro volverá a tener
y como las cosas en frente
tienen una piel alucinógena
no por la cerveza que casi termino
sino por su inconcebible hecho de existir
entre tanto, acaricio mi bigote que se siente
como un animal vivo reposando en mis labios
y el viento crudamente viajando sin color
sobre las hojas y los techos del mundo
todo esto, es
– si las proposiciones son válidas –
aspectos de una terrible vida
una colección de datos insuficientes
que intentan representar
la abundancia
de la existencia
y la impotencia inherente
de convertir este fenómeno
en cosas habladas.

Títere del deseo

Miraba sobre mi cabeza

          no habían cuerdas ni hilos

alcancé por grandes muros alrededor

          no habían ni cercas ni calabozos

supuse que debajo existían espinas y precipicios

          no habían brasas ni torturas
 
 Interno titiritero del deseo

        soy preso de los caprichos de este momento

desconozco el por qué de las cosas

        soy libre esclavo de la decisión

respondo a lo que simplemente se manifiesta

        soy espectador que espera
 
 Después de todo, la gran masa de eventos

                 es un juego

esta estrepitosa sinfonía llega a su fin algún día

                 es oculto silencio

me entrego al desconcierto circundante

                 es absurdo chiste
 
¿A dónde más puedo ir?