las mitades

Brick Photo

Mi postura es
buscar la posición detrás del instante,
empezar un acto
y abandonarlo en su inefectividad,
insistir en alguna existencia
pero fomentar su implosión,
todo lo que pienso es meramente un prefacio
a lo que explicará el silencio;
cae la hora como hacha en mi frente
dejando dos mitades expuestas:
una vacía
la otra esperando.

 

Poesía Fútil

El poema inexistente

Que viviré solo 

     soy el poema que sobrevive

la muerte de todos los que una vez

       leyeron estas líneas

que soy libre,

        como el que nunca nace y nunca

                                muere

ya que puedo recordar la historia entera

            tal como el recorrido de una nube etérea

     como puedo alcanzar la noche 

               en el glóbulo de cada día

           como conozco el incienso eterno

                     de la intangible oscuridad

mi labor como poema es…

           afinar la marcha errática del hombre

  mi sueño es… volver todos los ojos a su interior   

                       desaparecer con todos

          en un baile invisible

mi fin es…

               hacer presente lo sublime

             en cada consumo de percepción

y aun así muero a diario… cuando 

           ilusorio tiempo deshaga cada ojo 

     que palpó una palabra aquí y otra allá

cuando la necesidad de regresar

                al sereno abismo   

                   se haga dueña de todos.

¿cómo callar?

Relámpago en la lejanía

     crea el celaje de mi circunstancia

el deseo es una ceguera

     una única trayectoria

donde existen miles

Haz en mí lo que debes

   mútame hacia lo incomprensible

porque mi anochecer

   cae como una nota grave

       al final de una descuidada orgía

porque cada letra escrita

      es en el fondo un poema entero

y si cada nube merece una sinfonía

   cada partícula de polvo

       cuenta una odisea

¿cómo callar?

Anclados en cada pozo negro

   -es cierto-

      el aislamiento trae seguridad;

cómo se siente ser ráfaga,

   la voz que ama el silencio

los labios que adoran lo innombrable

          ¿cómo era todo cuando nada importaba?

-es cierto-

  hay un instante, una cortina

un rostro escondido en el bosque

    ese recuerdo inasequible

sabría cantar, palpitar ese encanto

        el refugio del tacto…

dos manos en forma de copa

                        ¿ya cayó la gota?

Regresar a pagina principal de ARS POETICA

La historia de la eternidad

Entra un pensamiento

    Su origen es incierto,

pero ha entrado al núcleo de este instante

    y llena este irrevocable momento

 con la substancia de una suspirada realidad.

 

 Se va.

   Los ojos miran sin esfuerzo

      Capturan el reflejo de una luz

despojan la sombra del vacío

   y transforman este segundo en:

                           percepción.

 

 Escuchas las manos del reloj;

    se repite el sonido de cada pauta

un latido por cada descanso de la aguja

               agrega un grano de polvo

 

al ponto sin fondo, llamado: Tiempo.

 

Se anuncia el recuerdo

      la visita a un rincón casi olvidado

se hunden las puntas de cada nervio

        penetras la nube de la memoria

el fantasma del ayer, vive sigilosamente;

                luego: se va.

 

Llegan las cosas y parten, se dividen

            se separan en hilos que ya no alcanzamos

regresan gemelos de hábitos una vez desistidos,

          nacen cambios para nuevas incógnitas.

 

Lenta,  deslizante se forma la eternidad.

        No excluye lo fútil, recoge todo,

cada migaja de sentimiento, colecciona 

          el aburrimiento, la soledad, el recuerdo,

se nutre con las vidas de insectos y humanos,

            seduce todo a tomar una pequeña porción

 de su,

     inmensidad.

 

 

 

 

Cerca del hondo

 

 

Carecer de percepciones

   ahogarse en la oscuridad escondida

bajo los párpados sellados

abrigarse con el terciopelo de silencio

  la medianoche residente en mis entrañas

        una isla intangible

libre del tiempo

      envolviendo una identidad inidentificable

vibrando con tonos subjetivos

tomando vuelo sobre abismos familiares

      derritiéndome en la inercia

presente deseo de totalidad

      suspendido en el gran hueco

inexistente, flotante, espontánea profundidad 

descansando bajo las sombras de la mente.

 

ARS POETICA

La nada que soy

 

 Haber pisado  esta tierra

               la fría superficie de roca inmemorial

conseguir mantener el inocente asombro

ciego en mis limitaciones, mirar y contemplar

                 algo tan antiguo y elaborado

haber tomado prestado esta sustancia de cuerpo

                 atravesar únicamente una vez

pasear por esta selva de formas, noches y temores

                 participar en lo que un día habré que dejar

ser solamente una vez–  hemos de existir sin entender;

aquí perdido en laberínticas ilusiones, mis falsedades

                  respiro en este pequeño rincón de la historia

                              esta pequeña cápsula de ignorancia

soy una presencia tan pasajera, pero en su fragilidad

                  estimo su incontenible fuerza

albergo un íntimo instante de luz

lentamente anochece el rumbo del pasado

                  mis huellas silenciosas

                              mueren sin resistencia;

con la intensidad de un grano de arena

                  me acuesto a mirar las sombras, el tiempo,

la nada que soy.

ARS POETICA

Felicidad inaudita

Danza, flotante risa

sobre los pequeños cosquilleos

          de cada grano de materia

unido al gran evento desperdiciado

la eternidad del olvido

        más grande que la expansión de los tiempos

El gozo de ver crecer y envejecer

                cada esquina oxidada 

            el tronco podrido, sin voz

el ejército inerme del Propósito

       perdido en huracanes de anarquía

La sorprendente dicha en el agónico final de Kleist!

La felicidad, la risa, la irresistible locura…

          derribando la larga historia de seriedad

regresar al juego de la extinción

                    una irresistible tentación

sin miedo al mirar el caprichoso mundo

            y decir:

                       ‘eres tan bello que no me importa verte morir’

La risa que sobrará en ecos por las ciudades desiertas

         un torbellino de felicidad

                   al borde del moribundo final

ARS POETICA