sabor a treinta

reflection in blue wine

he
sembrado
sombras

tiempo alma
en grano infinitésimo

en la ventana
del pensar
una galaxia

con cuerdas de lluvia
y arroyos de pelo

son largas barbas
estremeciéndose
con luz naciendo –
olor a seno…

mis manos
ya no apañan
la ilusión

debo cumplir
una única
sentencia

vivir.

.

Poesía Nihilista

Ilusión

Tunel de ilusion

Ojala hubiera podido
vivir con pasos gigantes
con rótulos apuntando a abismos
con monedas de sello índigo
siendo sombra más que hombre
haber nacido para modular lo posible
y colgar la creación total desde mi cuello
como si fuera una prenda estética;
viviría quizá como un loco de apodos sublimes
mi lenguaje sería de fórmulas metafísicas y arcoíris recónditos
con sabores de lluvias invernales en mi paladar perenne
viviría en las cuevas y monasterios grises
seguro de que lo que veo es un sueño
cantando el nombre del universo:
                                              Ilusión.

las horas

Poesia y Poemas

una perdida
entre el asfalto
contando las líneas
blancas que en fila
hacen del segundo
una cita con el
destino

las nubes se elevan
estrepitosamente la lluvia
con granizos rompe uniforme
el pasto recién asomado de
una primavera débil visitando
cada minuto con letargo
derritiéndose como el hielo
del cielo

estudiando tu ojo
como la órbita del amor
sobre un núcleo de oscuro
desconocimiento mientras
la mente trata de encontrar
la razón de existir como
una ley inexorable
que te hinca en pasmo
eternamente

está en la capa de una cebolla
lo que ser hombre se adivina
en la noche cuando mueren
las horas de lucha esclareciendo
la verdad de que el centro no
existe, meramente ilusión
detrás de la máscara.

 

 

Poesia Moderna

distorción

intangible cloud

Dame                                 un                      minuto

                  para                                   desvestir

                                          el

                                        exterior

de                                      su                     tangibilidad;

                  ya                                           no

                                       importa

                ¿qué                     es               real?

                                            lo

                                          único

                por                                        hacer

en                                      este                        segundo

                es                                          revelar

                                           todo

                             lo                     irreal.

 

 

Poesía NIHILISTA

Cenizas de cada metamorfosis

Vivimos en las cenizas de cada metamorfosis
cada transformación, cada destrucción, cada muerte
nada sobrevive el cambio y la avalancha del tiempo
construye sobre las ruinas de todo lo que una vez existió
Espejismos… quimeras… ensueños…
de cada forma que nace nos cautivamos
olvidamos que se avecina su tumba
el placer consiste en olvidar lo perecedero

Amantes de la mortalidad
bestias cosechando el cambio
hedonistas explotando la frágil llama
que vacila entre ráfagas letales
el ímpetu irracional de nuestra civilización
embriagadas locomotoras sobre el precipicio
de un abismo insustancial

Los brazos de Shiva
meciendo pueriles criaturas
mientras su bostezo
aniquilalos restos de esta mundial fantasía

La voz del vacío

 

 

Nacimos – morimos

en medio de una ilusión

que nos envuelve con sus formas engañosas

                 objetos efímeros

Nosotros, hijos de fábulas mitológicas

podemos morir engañados

como hombres que vivieron

                        en el centro del universo

sin saber de galaxias y vacíos

      o aquellos que tenían muchos dioses

                          falsos

¿Pero nosotros tenemos al fin el verdadero?

     

           ¿Creemos en la ciencia?

Conquistamos el desorden

          el caos aterrador

abolimos el imperio de la naturaleza

               ¿y somos más felices?

 

 

En medio de una vertiginosa ilusión

             nos aferramos a un hilo de agua

– miedo de perder lo conocido –

              por más desdicha que traiga,

no podemos soltar el mundo.

 

 

La nada gobierna el mundo

      ese espejo que todo refleja

               pero nada conserva;

el mundo desaparece de todas formas

todas formas desaparecen en el mundo:

            solo queda un vacío

un silencio eterno penetra todo,

                   lo que muere

     lo que está por nacer.

La muerte de los siglos

Los siglos han muerto
Hemos cosechado, con feliz vanidad
la putridez de una ilusión
una desesperada hazaña
en busca del sol perdido
la fiebre, fría y fatal
la enfermedad de una angustia
el callejón del loco capaz!
Es la historia del ciego muerto
el ascensor de corazones torturados
la melancolía de la monotonía
la tiranía del tiempo
La torcedura del árbol bajo océanos
¿Qué ha quedado?
Ya nada existe, el tiempo se ha detenido
Se respira el otoño del tiempo perdido
Periodos y ciclos
Ciclos y obeliscos quebradizos
Los siglos han muerto, el desierto humano
Agorafobia y rocío del alba
Gotas de un miedo intocable
La interminable manifestación
Los siglos en decadencia, canta el anochecer
Es el momento para olvidar,
nacidos mortales
la esquina de la niñez, el suelo sucio
las manos gordas y arrugadas
El ocaso de todos los caminos
el fin de la historia