Presencia original

 

 

Ya no hay más formas
    cuando se olvida que existimos
    nace una corriente que cruza
    enteramente por la infinidad del tiempo
    por la eternidad de la materia
se puede rozar la más distante partícula
                       de polvo
como la zona más profunda del
                       átomo partido
la vieja civilización de moléculas
             vibran adentro
como recién nacido el universo
    la alba radiante del primer contacto
con el fuego del caos benévolo
 
De las infinitas posibilidades de formas
    conocimos una
de las miles de eras
    vivimos esta
pero somos todo lo que una vez fue
   somos todo lo que guarda
               el porvenir.

Return to Beyond Language

Sentir el sinsentido

 

 

Nuestra corta existencia

      se acorta con cada nueva palabra

     elogiada en la punta del lápiz

se encoge el desfile de formas

     con la longitud de otra ambigüedad formada

y, aun así, podría seguir repitiendo en cada nación

                    cada lengua

el canto de mi desesperación

          repitiendo las agonías

declarando entre húmedas orgías

                el himno de la noche antigua

                “estoy solo y voy a morir”

irreducible aspecto de la mortalidad

      entre los hermosos cadáveres

                        que ríen, celebran y viven el día –

 así vivo también, pero moriría

         al final de una interrumpida oración
haber vaciado un sinsentido de sustantivos

             al hueco podrido del universo

 

ARS POETICA

La voz del vacío

 

 

Nacimos – morimos

en medio de una ilusión

que nos envuelve con sus formas engañosas

                 objetos efímeros

Nosotros, hijos de fábulas mitológicas

podemos morir engañados

como hombres que vivieron

                        en el centro del universo

sin saber de galaxias y vacíos

      o aquellos que tenían muchos dioses

                          falsos

¿Pero nosotros tenemos al fin el verdadero?

     

           ¿Creemos en la ciencia?

Conquistamos el desorden

          el caos aterrador

abolimos el imperio de la naturaleza

               ¿y somos más felices?

 

 

En medio de una vertiginosa ilusión

             nos aferramos a un hilo de agua

– miedo de perder lo conocido –

              por más desdicha que traiga,

no podemos soltar el mundo.

 

 

La nada gobierna el mundo

      ese espejo que todo refleja

               pero nada conserva;

el mundo desaparece de todas formas

todas formas desaparecen en el mundo:

            solo queda un vacío

un silencio eterno penetra todo,

                   lo que muere

     lo que está por nacer.