un poema feliz

dedicado a mi hermano Gustavo

angel bajo nube

Ya sabemos que somos tristes,
que somos locas lunas menguantes.
Ya sabemos de nuestra mortalidad,
que somos rayos de luz apagándose.
Ya sabemos que no hay salvación,
que somos enanos aplastados por el cielo.
Ya lo sabemos, es hora de andar.
Es hora de andar con nuestra tristeza
como con otro par de manos.
Es hora de ir desenrollando nuestra brevedad.
Aprender del humo que no medita su fugacidad,
sino que la expresa.
Es hora de andar como rebotes
en un laberinto donde todo es piel y viento.
Andemos, ya sabemos lo que va a pasar.
Es hora de arrancar las preguntas de las piedras
y tirarlas al río celeste. Es hora,
de estallar con canciones ante la cóncava noche.
Adelante, como dos hermanos que
juntos ríen en la oscuridad

antes de dormir.

Poesía Contemporánea

aparencia

hoy
no sé

hoy sigo en la jaula celeste
de la vida
mirando a la luna desde el ático
con la boca hediendo a vino
harto del movimiento corporal
caigo pesado en el piso de la noche
como un libro aburrido, sin ideas ni originalidad
abandonado por un lector impaciente –
ahí caigo inerte fóbico al movimiento
seguro de que mi comportamiento hasta ahora
ha sido una compulsiva negación de la muerte –

hoy no
sé si seguir
disimulando que sé
de mi mortalidad

 

 

 

Poesía Nihilista

lenguaje y la naturaleza

Lenguaje y la naturaleza poema
el instrumento es de raíz
osadía de semilla
como esa hora patética
cuando miras al espejo
mortalmente

la palabra no es una idea,
se abre como experiencia
en el perfume de una mente,
se expande como infinita
posibilidad de flor

la hora es una hoja
sus minutos son sombras
en el suelo del bosque,
los segundos apenas pinitos
en la mugre donde obligados
nos toca descansar

la matemática de mi esperanza
es simple:
observar el trémulo de una pluma
empezar la filosofía desde la punta
de un precipicio

el abismo
es el amor

en el fondo
el recuerdo fútil
de la maravillosa
vida… acabándose.

 

 

 

Poesía Nihilista

Cenizas de cada metamorfosis

Vivimos en las cenizas de cada metamorfosis
cada transformación, cada destrucción, cada muerte
nada sobrevive el cambio y la avalancha del tiempo
construye sobre las ruinas de todo lo que una vez existió
Espejismos… quimeras… ensueños…
de cada forma que nace nos cautivamos
olvidamos que se avecina su tumba
el placer consiste en olvidar lo perecedero

Amantes de la mortalidad
bestias cosechando el cambio
hedonistas explotando la frágil llama
que vacila entre ráfagas letales
el ímpetu irracional de nuestra civilización
embriagadas locomotoras sobre el precipicio
                                          de un abismo insustancial

Los brazos de Shiva
meciendo pueriles criaturas
mientras su bostezo
aniquilalos restos de esta mundial fantasía

 

Dos poemas como experiencia vivida

 

Si la luz jamás llega a penetrar
los rincones del corazón human torturado
Si el peregrino se pierde lamentablemente
en el crepúsculo de la incertidumbre
Cuando los arcos de una sangrienta guerra de cuerdas
cortan el aire como espadas violentas
y mi boca derrama la gota caliente de vino
como sangre viva que inunda
el cauce de la desgracia divina.
De las venas se desprenden
insultos fugaces hacia la terrible mortalidad
Muriendo cada día entre vientos oceánicos
Desesperanzado, cobarde alma
criando las constelaciones celestiales
que aplastarán el sin-nombre presente

**

Tiene la soledad sombra alguna
Ha vivido el hombre muerto
que solo conocí en su muerte
Cuando la espiga, una bala o la mentira
haga de mi piel un pez muerto en el litoral
acontecerá la fecha pasajera
donde olas se despiden sin razón.
Tendrá una vida más
aquél hombre que nunca juzgué
en el sueño de la muerte;
seguiré solitario con cada sombra inasible
que se escapa de mis manos….