fragmento menor

Paino Fragment

Hay una sutileza que se expresa en gris y túnica
un vuelo frío por los aires del oscuro sonido
acordes de luz que solo se escuchan en ajenas superficies
poéticos sabores en las puntas de periféricos pensamientos
prolongable tristeza en la piel de un escalofriante ademán,
el traspaso de intensidad a la obra de la nube –
una agonía fabricada a base de necesidades prescindibles,
el espíritu esperando un propósito suave
una estela de verdades desprendiéndose del sinfín
la alegría juvenil de tocar una altura por primera vez
el bohemio empeño de cincelar la mitología vigente
el estudio del relieve en el esfumado tiempo
la garganta ebria que traga tanta nocturna soledad
un latido que hace chocar contra la desesperanza
en la velada cuando el absurdo tiene una dulce lógica

poetizar ,
               por la vía de una única vida y una única muerte.

 

Poesía Moderna

¿Cuál es la prisa?

Me encuentro sentado

      esperando un café
afuera, la guerra continua

     en las alturas lejanas las galaxias se trituran unas a otras

sabes, como cuando una tragedia se aproxima

 y no hay acción, sola una lenta espera

       hasta que el momento anticipado llega-

estoy mirando – esto tan eterno

           y la lucha sigue afuera, la gente corre

la gente se tropieza y se arrastra hasta un árbol

        míralos
pienso en silencio.

Que difícil ser hombre,
       como lucha contra sí mismo  
resiste, tembloroso a mirar el vacío que rellena tanto terreno.

    El café llega y mi vecino corre espantado del silencio de mis ojos
¿tan difícil es: detenerse?  Dejar que las cosas sucedan por sí solas…

        Anduve ayer por la llanura,
un llano quieto, un cambio despacio – la niebla pronuncia sílabas
                                                                           en décadas
el monte crece como mi barba, quién los detiene;
            ayer era como el agua transparente
un rocío sin destino previsto: evaporarse solo si calienta el día

Espérenme, ya terminé mi café
      ya me sacudo mi camisa
salgo por la puerta        
        y me pondré a correr con ustedes

Pero nadie todavía me ha respondido: ¿Cuál es la prisa?

Poemas Nihilistas

La voz del vacío

 

 

Nacimos – morimos

en medio de una ilusión

que nos envuelve con sus formas engañosas

                 objetos efímeros

Nosotros, hijos de fábulas mitológicas

podemos morir engañados

como hombres que vivieron

                        en el centro del universo

sin saber de galaxias y vacíos

      o aquellos que tenían muchos dioses

                          falsos

¿Pero nosotros tenemos al fin el verdadero?

     

           ¿Creemos en la ciencia?

Conquistamos el desorden

          el caos aterrador

abolimos el imperio de la naturaleza

               ¿y somos más felices?

 

 

En medio de una vertiginosa ilusión

             nos aferramos a un hilo de agua

– miedo de perder lo conocido –

              por más desdicha que traiga,

no podemos soltar el mundo.

 

 

La nada gobierna el mundo

      ese espejo que todo refleja

               pero nada conserva;

el mundo desaparece de todas formas

todas formas desaparecen en el mundo:

            solo queda un vacío

un silencio eterno penetra todo,

                   lo que muere

     lo que está por nacer.