conspiraciones

Poesia Contemporanea

Entras en mi superficie
y con el lado filoso
de tu oscuridad
cortas en dos mi monotonía
sumerges dos dedos
en la épica de mi sangre
en tu boca
mi plasma se hace
leyenda ilógica
recoges mis huesos
los ocultas en tus regazos
como una broma prohibida
dibujas el aire
de mis pulmones
en un cielo sin azules
me asfixio
en la atmósfera
de tu travesura
luego, no dejas ni una sombra
para abrigarme
me preguntas
“viviremos”
y sigo aun
sin responderte.

 

 

 

poesía contemporánea

Suele suceder

poesia nihilista 

 

Era una de esas noches,
una más entre todas las noches
tantas veces envolviendo la acostumbrada monotonía
de los hábitos
tantas agonías bautizadas con nombres y apellidos
de los que existieron para nunca más existir
y yo sentado aquí viviendo otra noche
de una sutil transparencia
casi inmóvil, cuando se espera que sea día
solo para que luego esperar
alguna otra noche
y en ese ciclo de irrelevancia
me siento aquí como muchas otras veces
sabiendo que nada nuevo va a suceder
por lo que miro la renovable crudeza
con la que se repiten todos estos objetos
resuelto a vivir con las triviales concupiscencias
del Destino.

Repetición y el caos

caer en una dulce ironía

contento de sufrir

eufórico de esta constante monotonía

— es este el discurso del contemporáneo —

es una notable hazaña

crear una civilización de hambre

hambruna por la belleza

inanición y agotamiento

carentes de la gota sagrada

¿cómo la llaman? – pasión

arrasamos los árboles y la sorpresa

escribimos ciencias, escondidas melancolías

porque hace un tiempo el universo era

muralla

intransitable piedra;

pero qué estoy hablando

no es oportuno tener que repetir

todos los días, las mismas cosas

encallecer los ojos y ver solo objetos

relaciones, tal vez coincidencias

mira hijito,

somos es último escalón de la evolución;

pero hombrecito, dice la desnuda verdad

estamos al fondo de un precipicio

dulce ceguera, quién quería admitirlo.

La espera

Para empezar un fragmento 

me gustaría citar 

          otro fragmento 

dice:   

          Dame una gota más 

          de esa dulce incertidumbre 

          solo se nutrirme de lo ambiguo

 

Me quedé esperando, 

al despertar con penas 

logro abrir dos párpados 

(hechos de piedra meteorológica) 

dulcemente quedarían 

cerrados, creando puente al sueño 

resisto y sigo esperando 

“se me acaban los días” 

el instinto de muerte 

pero igual sigo esperando 

termino de trabajar 

ejercito algunos músculos 

regreso al orgasmo inagotable del comer 

pero aun así, sigo esperando 

para las diez de la noche 

cuando la botella de vino espumante 

se hace inevitable 

miro arriba – alguna estrella 

al frente – a una calle 

abajo- una colilla de cigarrillo 

una, dos, tres, cuatro
copas, 

algo adentro se embriaga 

pero miro con vista muerta 

y formulo: 

   ¿Qué estoy esperando?
 


Poemas Nihilistas

Pasivo encuentro

 

El resto está viviendo sus vidas

                 yo, reservado

             observo y cuento los actos

me alimento de los ecos

          me resbalo como sombra entre multitudes

contemplo el presente expirado,

                   embriagado con su monotonía

soy nada arbolada entre todo quehacer

         creciendo entre zumbidos de memorias

 

Regresó a casa con nubes de sonidos,

       sonrientes mis vellos de cada roce

con ese mundo agitado pero simple:

      
        tal como la llama fulgente

                azotada entre oscuridad y brisa

pero siempre en anaranjada calma

                                intocable ardor

 

Y duermo entre cada una de esas vidas

           despierto acompañado de silencio

reflejando los tonos fluctuantes

                           las imágenes ahumadas

             cristal del universo

 

Mirando el vapor del tiempo

                todo se mueve

y sin resistir,

            yo ya no aspiro por otra cosa

                                que el reflejo de este instante