brizna

poesia_natural

Llovía.
Las ventanas de la ciudad.
En baches flotaban quizá
más y más
los fragmentos de la mente.
Llovía.
Desde las orillas del cielo
se resbalaba una neblina.
Las ruinas del eco
de cada gota.
Fuerte lento y gris;
desde las ventanas de la iglesia
un gran miedo.
La vida hace trenza ultramarina.
La madera bebe y bebe.
En el fondo, un barco
con furia abría sus velas.
Una puerta, y en silencio.
La oscuridad brotaba de modo
extraño del cielo a la tierra
húmeda y sin huellas.

Poesía Contemporánea

idiomas de nacer

nacer_de_luz

Debo nacer antes con ayer alto
de mujer.

Y hombre tal vez era elegir nombre
de esperar.

Campo lento quizá vida ilumina
ancla moviéndose.

Anticipar necesaria piel abrazar fe
durmiéndose.

Debo aclarar después brazo de luz
en la cama.

Y humedecer vasta sensación con propósito
acabándose.

Ley desde silencio con vehículo
atento en ala.

Aparezco soñándome viviendo inmensa exactitud
imaginada.

Debo nacer pronto con mañana puesto el nadir
en músculo vertical dilatándose.

Poesía Contemporánea

contra la luz

contra_la_luz

Ya no visitaré a la luz
con débil cascara de astro
su sucia esencia de curva

es inacabable el modo de andar
y son ancianas fosas de oscuro
cada puñado de vivir se siembra
como agua en las noches enteras

ya no más
lucero que es punta arrastrada
son frescos los troncos de negro
y mi mirada los junta en cruz

quítenme el ritmo de vela
y déjenme la congoja vieja
como un pliegue de eternidad

ya no más
dura energía voluta
que son crudos garabatos
los de la sombra

y el arte abstracto de morir
no lleva rayos claros
en las arrugas de mi piel.

Poesía Contemporánea

1987

1987 poema

Pongo una oreja
contra la desdibujada foto
de la memoria –
unos cuantos pasos imprecisos
en el cuarto de mi madre; el sol blanco
de 1987.
Ya me acuerdo, soy un espectro
preservado en mármol. Sin pies.
Apoyo mi cabeza de cal contra la noche.
No son estrellas. Son boronas de
pan blanco que tiré a la tierra
para que comieran los zopilotes.
Soy una cueva de lágrimas,
donde se bañan los murciélagos.
Veo la foto y sus eventos son
como reflejos del lago donde nunca nadé.
Soy un niño tallado en blanco y negro.
Sin dientes. 1987.

 

 

 

Poesía Nihilista

El vacuo cosmos.

un cosmos vacio

Todavía
hay posibilidad.

Desde la ventana
ver el diámetro
del destino.

Oír
a ciegas
la luz
caminando
sobre tu sien
adormecido.

Después de que
acabe la tierra –

permitir los pájaros
alinearse en
la cuerda
del corazón.

Y cuando
desaparezcan las ideas
en su lugar
depositaremos
el tibio espejo
de la piel.

Poesía Nihilista

sutra II

sutra poema

todo      existe

el tiempo

deja hoyos en la piel

como huellas de lombriz

 

absoluto todo

el horizonte

el espejo

la joven realidad

 

las estrellas

con su rugido

de luz

 

y el silencio

que fue camino

a la verdad

 

inclusive

los pensamientos

que con nombres

dibujaron el mundo

 

todo      existe

la tierra

que tiembla

como colibrí atrapado

en tu mano

Poesía Nihilista

sobre la esencia de la vida

Esencia vida

Crecimiento de honda espuma
en borde cristalino del instante,
la verdadera esencia de inexistir…
toda una estructura de humo
esta tierra inasible
que apenas se asoma
sobre el página negra de la sensación;
el poema sueña como sinfonía de memorias
es rima e imagen la acción del tiempo;
todo queda para la lengua,
como un sabor oculto de nacimiento,
cierro los ojos
y veo la verdad –
la oscuridad donde descansa la vida
llena de chispas efímeras,
la cobija recóndita de sombra
que cubre la materia,
todo duerme…
y sueño
con la poesía.

Poesía Nihilista