estas manos que hace dos noches

soledad hombre

estas manos
que hace dos noches
cruzaron la frontera de tus pechos
atajando el corazón
antes de que cayera por las calles
como un balón sin aire

estas manos
que hace dos noches
exprimieron la tristeza
de tus ojos
y un diluvio de preguntas
nos ahogaron con sus
incontestables paradojas

estas manos
que hace dos noches
abrieron un hueco
en nuestra memoria
para esconder ahí
lo que ahora no
podemos recordar

estas manos
que hace dos noches
no alcanzaron la luna
y ahora resignadas
se dedican a escribir
de noche
para iluminar
la soledad del hombre

 

 

 

Poesía Nihilista

el desabrigo

Poesia Nihilista

Qué son las manos
si todo se debe abandonar

qué es la mente
si todo se debe olvidar

mi vida se mueve como corriente
en vertiginosa caída
desbordándose en ilógica tristeza
rugiendo como león herido de bala

ya se siente la muerte

intento ver el polvo levitando
al centellear en este último rayo de sol

la belleza abre un portal
un punto de luz
en el centro
de la negra existencia

ya se siente la muerte

como una larga lluvia
sobre el mugriento
corazón.

 

 

\Poesía Nihilista

lo que sobrevive

desasosiego poema

El cielo se acabó
se llevó consigo el mundo entero
y ni siquiera me dejó un asiento
para descansar este fútil cuerpo;
me tomó toda una vida
definir la vida misma –
no lo logré.

 

 

en mis manos quedaron
las manchas de angustias
adentrándose en las cicatrices
de otras estupideces
y aunque el mundo expirara
con el egoísta cielo
mi desasosiego sigue creciendo puro e infinitamente
ya que ahora no tiene frontera
ni obstáculo
que detenga su expansión.

Dos poemas como experiencia vivida

 

Si la luz jamás llega a penetrar
los rincones del corazón human torturado
Si el peregrino se pierde lamentablemente
en el crepúsculo de la incertidumbre
Cuando los arcos de una sangrienta guerra de cuerdas
cortan el aire como espadas violentas
y mi boca derrama la gota caliente de vino
como sangre viva que inunda
el cauce de la desgracia divina.
De las venas se desprenden
insultos fugaces hacia la terrible mortalidad
Muriendo cada día entre vientos oceánicos
Desesperanzado, cobarde alma
criando las constelaciones celestiales
que aplastarán el sin-nombre presente

**

Tiene la soledad sombra alguna
Ha vivido el hombre muerto
que solo conocí en su muerte
Cuando la espiga, una bala o la mentira
haga de mi piel un pez muerto en el litoral
acontecerá la fecha pasajera
donde olas se despiden sin razón.
Tendrá una vida más
aquél hombre que nunca juzgué
en el sueño de la muerte;
seguiré solitario con cada sombra inasible
que se escapa de mis manos….