se busca

poesía_extraña

En la entrada del edificio
vi un anuncio,
se buscaba:

Grosero gordo tamaño absoluto
de forma gruesa llena de madura carne
con total calambre al caminar palpitando
al mundo como una marea nueva de arañas,
de puño enrojeciéndose con madrugada
tan dulce de tristes mesías,
los siglos de ciudades
antes de cristo tallados como tatuajes
en oro en polvo sobre el pecho
como el aislado aspecto de una divinidad
opulenta y decadente – ¡buen salario y horario flexible!

Entré sin encontrar las escaleras que darían
con la oficina. Hablé con el recepcionista
y le pregunté a qué hora cerraban.
Al salir del edificio entró
un hombre gordo y tan tosco
que cuando dio contra mi hombro, no se disculpó.

El sol estaba casi feliz y las nubes iban cuesta arriba
al ritmo de un dócil buey. Tenía algún tiempo para desperdiciar,
tiempo para rumiar con un cielo viejo sobre mi sien.

Me senté al no encontrar un alma con quien llorar.
Tenía una fiebre al borde de los huesos.
Y con tanto lugar por visitar alrededor
me deformé en silla y me envolví en inercia.

Miré la absurda blancura de mis uñas
mientras intentaba leer un periódico.

En casa recordé todas estas cosas
horas después.

Las fui maquillando todas estas cosas,
con púrpura e historia, con ceniza y lápiz labial,
con rubor y perfume hondo a olvido,
con joyas y con los dedos tocaba el piano
hasta el fin del reloj.

Poesía Contemporánea

la gran idea

poema_la_Gran_idea

 

 

Hay una idea
que quiero expresar
en palabras sencillas.

La idea aparece en la mente
salta a la boca
explota en el aire
se muta en palabra
y viaja en concepto;
todo esto
para renacer como idea
en la mente de otro.

Pero regresando a la idea en sí.

Se trata de una idea gorda, grande
casi universal. Hay que visualizarla
para entenderla.

Imagina que la idea
es un campo vasto y abierto, sin límites
ni restricciones de ningún tipo.
En este gran espacio (ideal)
voy metiendo una por una
las cosas que existen.
Ya saben, los árboles, las casas,
las personas, nubes, edificios,
aviones, humo, arena; pero también
cosas que existen pero solo en la mente
como figuras mitológicas, números,
fórmulas, recuerdos, esperanzas;
todas estas cosas
las voy colocando
dentro del espacio de mi universal idea,
cada cosa al lado de una cosa
similar o disimilar,
cosa concreta al lado de cosa concreta,
cosa abstracta al lado de cosa abstracta,
pero también cosa concreta al lado de cosa abstracta
y viceversa:
un número encima de un gato, una emoción
en la sombra un árbol, una oración
entre el marco de una puerta,
hasta la palabra etcétera aparece dentro
de mi idea, al final de la infinita
fila de cosas amontonadas sin fin.

Esta es la idea que contiene todas las cosas
del mundo, inclusive todas las ideas del mundo.
Es decir, no solo hay cosas gordas en mi idea,
como leones gordos o lunas gordas, pero también
está la idea de la gordura dentro de mi idea.

Solo me falta meterle una última idea a mi idea.
Y es una idea idéntica a mi universal idea.
Pero tengo mis dudas de qué va a suceder
cuando meta una idea idéntica
al campo de la misma idea.

¿Se duplicará su tamaño o tendrá un efecto
exponencial? Es decir, ¿se comportará al igual
que dos espejos que se reflejan sí mismos,
produciendo un abismo infinito de reflejos?

Lo curioso es que en mi universal idea
existen todas estas preguntas sobre la(s)
repercusión(es) de introducir una idea universal
adentro de otra idea universal idéntica.

También están las respuestas a estas preguntas,
pero son tantas las respuestas que encuentro
en mi idea universal, que me es imposible
determinar cuáles son respuestas correctas y
cuáles son respuestas erróneas.

Pero sin entrar en discusiones abstrusas y
posiblemente absurdas sobre el futuro de mi idea,
quería comentarles que la idea
se ha podido acomodar en mi cabeza
como un anillo al dedo. El mundo es poca
cosa cuando lo comparo con mi gran idea.

De hecho,
cuando escribo poemas ya ni siquiera vuelvo
a ver el mundo, sino más bien me dedico a estudiar
y atravesar la idea para revelar las simetrías y paradojas
que encuentro en ella.

Poesía Contemporánea

recuperar la recuperación

habitacion_del_silencio

Quiero alejarme de la lejanía.

Quiero otra vez vivir
teniendo la capacidad para vivir

estoy convencido de que la desesperanza
aun no me ha convencido que la esperanza
no es posible

pero la espera es espesa pereza
y deja crecer una densa capa de ceniza

¡ya no me da risa!

pasar sentado aunque haya sol y azul
dando patria al destino en sombra y finitud

quiero aprender de memoria
lo que hace la muerte con los recuerdos

y finalmente deshabitar el pueblo de la palabra
para empezar a poblar la habitación del silencio.

 

 

Poesía Contemporánea

miren afuera

vida_consumada

no lean mis ruinas

no daré instrumento
a esta orquestra
de dimensión

no doraré
este torbellino ya
plateado

no elevaré
un párrafo más
a esta noche
mil elogiada

no rescaten mis pañuelos sucios

no tallaré
ninguna sabiduría
sobre el tronco
vivido

no grabaré
más ternura
sobre el suave
amanecer

no divulgaré
más diámetros
del eterno
ciclo

no visiten mis tumbas

miren afuera
la vida ya está consumada.

Poesía Contemporánea

de una anomalía.

nervadura hoja

desde la ventana
entraba la luz inconsistente
del sol
sin resistencia
su centelleo
párpados de tiempo

me asomé
a la ventana
vi una hoja verde
luego era amarilla
luego azul

gesticulaba
signos de origen primordial

obediente
seguí con mis ojos
movimientos naturales
inexplicables
estudié su vaga anatomía
el inquieto perfil de cuchillo

yació quieta de repente
exhibiendo piel de ángel
levitaba
como un pájaro verde
inmortalizado en su vuelo

todo se detuvo
los segundos se estrellaron
contra el instante

el tiempo dejó su marcha
la hoja se hizo cuidad
su nervadura calles
su curvatura la tierra

mi visión se hizo cuerpo
se arropo entre verde amarillo y azul
el sol cayó
como pluma
el polvo del alma
floto con el viento
entre todas las ciudades de hoja

Poesía Moderna

vulva

poesia moderna

Te vi coser
con un largo hilo de perfume
todas las estrellas,
ahora las cuelgas
como perlas
desde tu cuello de abismo,
y cuando te quitas
toda tu ropa de nubes
dejas mil soles blancos
colgar sobre tus pezones
negros de aire;
espero
toda la noche
hasta que abras
tu piernas largas como el horizonte
para poder depositar en tu virgen
aurora
toda la esperma
de mi poesía .

 

 

 

Poesía Moderna

poema cuando escribir historia es borrarla

Historia muere

Ahora que tengo pies
como lombrices de arterias
se me hace guardar
las crónicas del estornudo
que muere como la década
los cachos de la luna
se asomaron hoy la tela
era perforada por el alfiler
de luz que ojos como los míos
tejen vestuarios de constelaciones
canciones efímeras de negra
oscura noche tal como el sudario
que cubre un rostro impío
ese mismo semblante
una vez predicaba a los relojes
por ser abruptos y subyugantes
el mismo hombre con zapatos
los usaba como monedas para viaje
distancias recorridas al motor
de un cuero peregrino
esa materia de callo
en el descalzo paradisiaco.

 

 

 

Poemas Inútiles