hacia viento

copa_de_árboles

He corrido amaneciendo
por mi voz
abriendo cordillera
cual hunde su letargo
en las crestas de mis latidos
he lastimado la luz ayer
cuando le consulté el por qué
de la oscuridad del porvenir
inmemorialmente tapé mi esqueleto
con el recuerdo de tantos
dioses escapados de las mareas
me meto sin ciencia
al ciego enredo de mi sangre
sin clave u obligación
tragué las copas de los árboles
que se mecían como gotas
de cielo
y le hice catedral al hueco
donde faltaba el alma
he amado atardeciendo
la claridad de mi locura
por mi boca
salió una isla hacia viento.

Poesía Contemporánea

un poema feliz

dedicado a mi hermano Gustavo

angel bajo nube

Ya sabemos que somos tristes,
que somos locas lunas menguantes.
Ya sabemos de nuestra mortalidad,
que somos rayos de luz apagándose.
Ya sabemos que no hay salvación,
que somos enanos aplastados por el cielo.
Ya lo sabemos, es hora de andar.
Es hora de andar con nuestra tristeza
como con otro par de manos.
Es hora de ir desenrollando nuestra brevedad.
Aprender del humo que no medita su fugacidad,
sino que la expresa.
Es hora de andar como rebotes
en un laberinto donde todo es piel y viento.
Andemos, ya sabemos lo que va a pasar.
Es hora de arrancar las preguntas de las piedras
y tirarlas al río celeste. Es hora,
de estallar con canciones ante la cóncava noche.
Adelante, como dos hermanos que
juntos ríen en la oscuridad

antes de dormir.

Poesía Contemporánea

Nos ha tocado morir

universo corto

 

Nos ha tocado morir antes de morir
nos ha tocado la muerte con su uña,
antes de asirnos a su monumentalidad.

Nos toca morir
a imagen de proyección,
de niño, nos tocó ver morir la nube
de adolescente, nos tocó morir una abuela,
de adulto, nos tocó amigos morir;
nos ha tocado morir antes de morir,
cada grano de fuego, cada mito de piedra
cada persona pura
muere, tarde o temprano,
en nuestras copas de luz, alguien
o algo se apaga, como
un grito en el vacío
cielo

a dónde
sino a lejanía ágil que salta
donde la razón no llega
ni con su ala cuadrada
y lógicos aleteos

antes de morir hay tacto
palpo, roza cada superficie
contra cada rosa de piel
sea piedra o nube o humano
restregando entre sí
dando eros a cada
escalofrío de revelación

pero nos toca expirar
prometerle al olvido
todo lo que se ha podido
en tiempo recordar

no podemos traducir
la agonía de existir en corto universo
no se puede trasladar
el dolor de árbol
que arraiga pulso al corazón
no hay paréntesis
en aullar nuestra melancolía
al imperio del silencio.

 

 

 

Poesía Contemporánea

ai dolor

ay_dolor

ai se me derrite la tristeza
en mi boca
y tengo una luz tan amarga
que solo ni los ojos
la pueden tragar,
sanar y olvidar.

Ai quiero devolver este montón de mundo
regresarlo con este puñado de palabras
que nunca encuentran la verdad
regresar el mundo como un libro
que nunca podré terminar
como un vientre
que nunca podré fecundar

ai se me deshace la última hora
en mi boca
la última candela se va derritiendo
y su fuego jala la sombra
veo cosas negras unir sus fronteras

ai esta melancolía significa cuerpo
solitaria y labios rojos
para amarla y darle una
ropa de lágrimas

ai se me puebla la tristeza
en mi boca
como dando fruta inmensa
con semilla que tira raíz tan gélida
que llegaría al corazón

ai me pregunto qué será la muerte
para tranquilizar y esparcir
la sangre en una ruta
roja del viento

ai se me deshace la lengua
en mi boca olvidada
y abro dientes tantos
latidos que nunca pensaron
que el pensamiento nunca los
entendería .

Poesía Contemporánea

ver el mar

ver_el_mar

Algún poeta
describió su poesía
como reportajes
y alucinaciones

pero no son acaso
la misma cosa;
reportar la alucinación
de los eventos

hoy…

ahí podría terminar un poema.
en potencia, en instante, en quimera.

hoy
iba andando
en bicicleta por puente
sobre mar

era una furia de crestas
sangre azul bulléndose

nadie lo notó.
(si la gente notara las cosas
es probable que la poesía
sería superflua)

nadie se acostó
sobre su vientre
para estudiar la carnosidad
del agua, su pulso refractado
en trece mil escalofríos

nadie.

y uno sigue al fin de cuentas
tratando de ser más humano
que poeta, tratando de alcanzar
con cálculo y condición.

uno regresa a casa lleno
de eco y hormigueo.

a comer a leer la noticia seguir apiñando la ceniza de los actos

al final del día
uno puede decir

que todo consiste
en una transición
de luz pestañeo luz

uno puede decir

siempre existirá el mar
para verlo mañana

uno puede decir

la mar me espera
acostada como
una mascota
a la par
de mi sangre

uno puede decir
– como un poeta –
soñé formar un nuevo mar

pero hoy…
no especulo.

Me limito a reportar la alucinación
y decir,

hoy… vi el mar.

 

 

Poesía Contemporánea

el fracaso de dios

la ausencia de dios

No fue gran sorpresa el fracaso de dios.
Yo no me pregunto por qué nunca apareció
en su trono celestial
que le cuidamos tanto como fieles centinelas.
Pero nunca llegó.
Como consecuencia de su ausencia
surge mi obsesión
por sumergir mi cabeza
en un distante eón.
Aprendí a ver, sin restricción de tiempo,
la decadencia y caída de la materia,
la rítmica respiración de toda energía y forma
en su catastrófica resurrección.
Me dediqué a estudiar los abismos
y las coincidencias.
Vi cuando un minúsculo electrón
se estrellaba contra el verbo más común,
o cuando las olas del pensamiento
iban reventando contra un horizonte de proteína,
aun escucho el murmullo de los nervios
que reverberan tras la explosión de un sol senil.
Ahora la vida humana no vale mucho,
siendo un invisible trazo que se une
a una repercusión infinita.
Mi acto es participar
en la hermandad del átomo;
yacer en la tierra
junto a la ceniza de un sol expirado
contemplando un espiral enorme
clavarse en el universo.

 

 

Poesía Contemporánea

de las nubes

vagabunda_nube

Solo pido un fragmento con sangre de esfera.
Una esquina donde pararme y medir desde ese
ángulo el temblor de la ilusión. Solo pido tener
un rincón donde pueda ir arrugándome sin paisaje.
Transitar las generaciones como un anónimo hombre
en el fondo de una fotografía. Solo pido un borde
donde pueda beber la humedad de la luz. Donde la
puerta sea ángel sin alas. Pido solamente una fracción
hinchada con las raíces de la música. Una ración de carne
apretada por manos ajenas. Pido el segmento que cementa
el alma con la inmensidad. Una borona que ruede y vaya
atando las noches a su dilatada circunferencia. Solo pido
un entreacto donde puede espiar la vagabunda forma de    las nubes.

 

 

 

Poesía Contemporánea

casi

pintar_la_inefabilidad

Casi sí.
Casi sin sombra.
Casi sin la primera luz que se fuga de las costillas.

Siento el nuevo método.
Sin forma, casi breve, vago.
Siento el método, la técnica
sin expresión ni estructura.

Me detengo.
Me detengo frente el lienzo.
Me tuerzo el corazón, la tinta del movimiento.

Casí.
Casi al campo blanco.
Casi transparente la esencia.

Si pinto la línea o el fondo.
Si pinto la historia o el sueño.
Si pinto el esqueleto o la emoción.
Si pinto la culpa o el vacío.

Casi sí.
Casi siempre no pinto nada.
Casi siempre se encoge lo cósmico a una gota negra.
Casi siempre la dejo secarse en el pincel.

Hoy, casi tocó la espalda blanca.
Hoy, casi se acaba la posibilidad.
Hoy, casi maltrato la inefabilidad.

Casi.

Poesía Contemporánea

Monte Hermón

recuerdo_del_dios

ángeles cayendo (acrílico )
crear de forma visual
la perfección
esa que todos deseamos
contorsionarse con dolor
extremo, dolor en el cuello
en el músculo interior
en la arteria perfecta que lleva
el mensaje al alma

sí, esa es la nueva imagen
la nueva posibilidad
en el arte

la congoja ejemplificada
con un pincel de púrpura
un dolor que parte raíz
entre lo humano y divino
un dolor que levanta olas
en la profundidad del hueso

ángeles cayendo
acrílico y abstracto
dejar palpitando en lienzo
una sombra que es sangre
y solo recuerdo de dios.

Poesía Contemporánea

recuperar la recuperación

habitacion_del_silencio

Quiero alejarme de la lejanía.

Quiero otra vez vivir
teniendo la capacidad para vivir

estoy convencido de que la desesperanza
aun no me ha convencido que la esperanza
no es posible

pero la espera es espesa pereza
y deja crecer una densa capa de ceniza

¡ya no me da risa!

pasar sentado aunque haya sol y azul
dando patria al destino en sombra y finitud

quiero aprender de memoria
lo que hace la muerte con los recuerdos

y finalmente deshabitar el pueblo de la palabra
para empezar a poblar la habitación del silencio.

 

 

Poesía Contemporánea