situación de la situación

poesia_nihilista_2013

Nunca ha habido cosas
tan elementales que al tocarlas
se entristece la hondura del mar.
Pero a veces la aurora se ahoga
como una gota en el pecho
de un borracho que sueña
en ese instante
en bañar su cuerpo
en diáfana electricidad.

Nunca se desborona la montaña
para caer como una lágrima
entre los dedos de la mano.
Pero a veces la tierra se disuelve
en un aroma tan negro
que el poeta
con sus ojos inmensos
lo traga para ver
la claridad del olvido.

Poesía Contemporánea

una sola flor

una_sola_flor

los pájaros mueven sus alas
como lenguas entre la niebla
allá afuera

la mujer se hace campana
y el hombre aeronata en el agua
gira detrás de una sola flor

apaguen las luces
que la tierra hierve como fruta
sin perfumar su memoria,

alguien acaba de morir

el silencio avanza
intruso en el destino
humano

 

Poesía Contemporánea

El escenario ontológico

cielo_azul

El domingo antepasado se llevaron a cabo unos hechos que han elevado la palabra Arte a representar, sino coincidir, con lo que anteriormente llamábamos Universo. Ese fue el día que todos nos dimos cuenta que se trataba de la obra de teatro más ambiciosa jamás efectuada en la historia del planeta. Era sin duda una obra maestra pero muchos, bien la mayoría, se sienten decepcionados. La obra se detuvo justo en el momento que se reveló que se llevaba a cabo. La obra se llamaba “La Vida es Máquina” y el elenco era la humanidad misma. El descubrimiento de la obra estaba ya prescrita o profetizada en la misma obra. Ahora muchos cuestionan si de verdad se detuvo la obra de teatro en el momento que despertó la humanidad de su interpretación o rol de autómata. En el momento que fue revelado que la civilización consistía en una vasta ficción millones de humanos soltaron lágrimas de libertad y alivio, pero pronto las lágrimas se tornaron agrias y descendió sobre la tierra un vacío inexplicable e inequívoco. Si en el pasado era aquél con rol de filósofo que se dedicaba a tejer una nubosidad verbal de premisas y conclusiones injustificables, ahora a diario millones de hombres, mujeres y niños dudan de la disolución de la obra y proponen la escandalosa teoría que la obra no ha terminado, que simplemente ha cambiado de plano (o como ellos dicen, de “escenario” ontológico) y que continuamos todos en nuestra nueva iluminación siendo ciegos esclavos de esquemas e intrigas elaboradas aleatoriamente por un Artista que vive fuera del tiempo y del espacio donde se lleva a cabo nuestra tragicomedia.

Yo por mi parte me limito a representar lo hechos y me abstengo de declarar mi opinión sobre lo acontecido en estos revolucionarios días. Simplemente agradezco que el cielo sigue siendo azul.

Poesía Contemporánea

de las nubes

vagabunda_nube

Solo pido un fragmento con sangre de esfera.
Una esquina donde pararme y medir desde ese
ángulo el temblor de la ilusión. Solo pido tener
un rincón donde pueda ir arrugándome sin paisaje.
Transitar las generaciones como un anónimo hombre
en el fondo de una fotografía. Solo pido un borde
donde pueda beber la humedad de la luz. Donde la
puerta sea ángel sin alas. Pido solamente una fracción
hinchada con las raíces de la música. Una ración de carne
apretada por manos ajenas. Pido el segmento que cementa
el alma con la inmensidad. Una borona que ruede y vaya
atando las noches a su dilatada circunferencia. Solo pido
un entreacto donde puede espiar la vagabunda forma de    las nubes.

 

 

 

Poesía Contemporánea

en el patio

aurora_poema

No dejaré
pasar la nube
sin morderle
su triste morete
desde un banco
se borrará
el hilo del equilibrio
y quedará la aurora
encogida entre las manos
como arruga de pan;
no esperaré
el recuerdo aletear en la luz
sino nuevo y deforme
brillo sobre la nueva
tarde y los niños
en el patio
agarrando el olvido
con sus deditos
desplumándolo
como si fuera algodón
nieve o espuma.

Poesía Contemporánea

ese es mi nihilismo

Carro e industria

Llevo años con manos y pies…
¡Años!

Tengo un dolor en la muela, pero…
no tengo interés en entender ese dolor.

Sucede, algo sucede bestialmente…
pero no hay consecuencias, todo es criminal
macabro, insólito, precisamente porque todo es inocente.

¡No hay culpables!

Me sorprende que llevo años con pies
y brazos sin haberlos nunca manipulado,
tienen derecho a existir sin que una ley
exija su comportamiento adecuado.

Té, café, cigarro…

Es más fácil dormir que generar una emoción.

No invento teorías y ni siquiera odio las cosas…
ese es mi nihilismo, como el que ve una sombra
sin interesarle que o quien la produjo.

 

 

 

Poemas