Hemos alquilado la frontera y la luz

poesia_de_la_muerte

en este maldito rincón
alquilo piel

y de puente
saco una tristeza
en ladrillos
sobre el reír

miren esta gran luna
entrar al bar
para decirnos que es hora

de mudarnos
de cerrar el vaso
hora de estar a solas
sin sueño

sin la cobija del corazón

Poesía Contemporánea

cuando entré al bar

vaso_De_cerveza

cuando entré al bar
nadie notó que llevaba
la tristeza neón
en mis pupilas

me senté con el cuaderno
rojo de mi carne
y empecé a leer
en estrofas mis venas

no soy fumador
pero degustaba
la densa compañía del humo

los daneses son lagunas
sonoras bajo las lámparas
de luz amarilla como cualquier
otro país de bebedores

pero yo vine a quitarme
los pensamientos, uno por uno,
dejarlos flotar en la espuma
del vaso de cerveza

para serles honesto
les dije en voz baja
“yo ya no puedo
sentir mis pensamientos”
me son hojas secas
y casi muertas
que suelta la respiración

nadie me escuchó
y seguí tomando
el ámbar 5,6%
que hace cirugías milagrosas
en los rincones
del corazón humano

pero tuve que estar alerta
estos matones vienen
a tragar heridas de ron
y a afilar sus penes
contra el frasco de la noche

pero a mi juicio
esta amistad con la sombra
es todo lo que tenemos;
los fuertes, los ebrios,
los fútiles, los desesperados,
los valientes, los terribles,
los nosotros, todos.

¡qué feliz es la piel
cuando espera sus bizcochos
de amor y sudor!

los hambrientos sexos
de sus bocas sale un
silencio que llega a la
luna como
un cohete gritado

a mi juicio esto no puede
ser condenado, la canción
que es ruido del bar
es un himno humano,
mortal ¡pero himno vivo!

vengo al bar, solo, a leer
a Li Po y dejar
la civilización en su
nido afuera

vengo solo al bar
para chocar con la
solitaria euforia

vengo al bar
a ser testigo
que todo es sueño

que ser hombre,
mujer, vaso, humo
polvo, da igual

sonrío
cuando vuelvo a ver
a la luz de la lámpara
y me dio cuenta
que la muerte
es simplemente
una oscuridad a la par de la vida.

 

 

Poesía Contemporánea

Tengo que cerrar los ojos

memoria negra

 

Tengo que cerrar los ojos
para desenredar la memoria
de la luz.
Son flores de pétalo negro,
brotan debajo de solitarias sombras.
Hay calma en este perfume
de tinieblas.
No confieso saber si el hoyo
del silencio es tan profundo
como el destino de la música.
Me enfrío y siento el universo
evaporarse a una distancia
que ya no toca mi piel.
¿Será la muerte
o una atmósfera
de alas negras batiendo?
Es probable que nunca más
vuelva a abrir los ojos
o más bien, que nunca
los he tenido abiertos.

Poesía Nihilista

estas manos que hace dos noches

soledad hombre

estas manos
que hace dos noches
cruzaron la frontera de tus pechos
atajando el corazón
antes de que cayera por las calles
como un balón sin aire

estas manos
que hace dos noches
exprimieron la tristeza
de tus ojos
y un diluvio de preguntas
nos ahogaron con sus
incontestables paradojas

estas manos
que hace dos noches
abrieron un hueco
en nuestra memoria
para esconder ahí
lo que ahora no
podemos recordar

estas manos
que hace dos noches
no alcanzaron la luna
y ahora resignadas
se dedican a escribir
de noche
para iluminar
la soledad del hombre

 

 

 

Poesía Nihilista

los pasos

A un paso
la esquina
la pupila con luz de semáforo
poco tránsito en la calle
niños con dedos al aire
una sombra de cuero sobre la mujer
nubes como plumas al viento
horizonte o nimbo
la impresión seca
una mancha en el vaso de mi memoria
anduvimos a pie
por el bario de piedra
miramos al cielo
la laguna roja del sol hundido
vivimos – decimos – vivimos
como un murmullo
en el lento crepúsculo

 

 

Poesía Moderna

el desierto de hoy

flor amapola desierto

El desierto de hoy

caminar sin descansar

en un menester de árida

arena. Desolado,

sin la poesía de la pausa,

en trabajo de lazo y

hierro. Descanso

con los pies de las horas

sobre el almohadón del

olvido. Una ducha

de sueño cae sobre

mí, como una concatenación

de gotas ebrias de

frío y paisaje.

Esa recóndita

amapola,

viva en mi silencio

contemplando

en secreto

la rutina

y la

percepción.

Poesía 2011