La espera

Para empezar un fragmento 

me gustaría citar 

          otro fragmento 

dice:   

          Dame una gota más 

          de esa dulce incertidumbre 

          solo se nutrirme de lo ambiguo

 

Me quedé esperando, 

al despertar con penas 

logro abrir dos párpados 

(hechos de piedra meteorológica) 

dulcemente quedarían 

cerrados, creando puente al sueño 

resisto y sigo esperando 

“se me acaban los días” 

el instinto de muerte 

pero igual sigo esperando 

termino de trabajar 

ejercito algunos músculos 

regreso al orgasmo inagotable del comer 

pero aun así, sigo esperando 

para las diez de la noche 

cuando la botella de vino espumante 

se hace inevitable 

miro arriba – alguna estrella 

al frente – a una calle 

abajo- una colilla de cigarrillo 

una, dos, tres, cuatro
copas, 

algo adentro se embriaga 

pero miro con vista muerta 

y formulo: 

   ¿Qué estoy esperando?
 


Poemas Nihilistas