Tengo que cerrar los ojos

memoria negra

 

Tengo que cerrar los ojos
para desenredar la memoria
de la luz.
Son flores de pétalo negro,
brotan debajo de solitarias sombras.
Hay calma en este perfume
de tinieblas.
No confieso saber si el hoyo
del silencio es tan profundo
como el destino de la música.
Me enfrío y siento el universo
evaporarse a una distancia
que ya no toca mi piel.
¿Será la muerte
o una atmósfera
de alas negras batiendo?
Es probable que nunca más
vuelva a abrir los ojos
o más bien, que nunca
los he tenido abiertos.

Poesía Nihilista

me senté en un templo

Iglesia Pagana (Pagan Church)

Me senté
en un templo

elevaste un canto
las aves en vuelo
el rubor del amanecer
los retozos del mar

una voz
de piedra blanca
piel fría
colina asoleada

quedé postrado
como un pagano
frente una canción
que goteaba como miel
sobre los ramos amargos
de mi alma

miré el mármol
de las estatuas
los ojos del santo

olvidé mi intención
de correr por los callejones
en búsqueda de un placer fútil

descanse mi vista
en la tímida luz de una candela

descanse
en los verbos mudos
que cantan los ángeles

todo saber
se extinguió
bajo una lluvia
de aleluyas

y luego
hubo
silencio

Poesía Nihilista

los pasos

A un paso
la esquina
la pupila con luz de semáforo
poco tránsito en la calle
niños con dedos al aire
una sombra de cuero sobre la mujer
nubes como plumas al viento
horizonte o nimbo
la impresión seca
una mancha en el vaso de mi memoria
anduvimos a pie
por el bario de piedra
miramos al cielo
la laguna roja del sol hundido
vivimos – decimos – vivimos
como un murmullo
en el lento crepúsculo

 

 

Poesía Moderna