Mirando un punto

 

 

No me preguntes…..
 no sé hacia dónde vamos

No quiero decirlo… el propósito es artificial

Aguarda un segundo,
        ¿podemos mirar este insignificante punto?

  .

Ya sabemos que ocupo de tus ojos
      para yo poder existir
si nadie me reconociera, que sería: ¿otro vacío?

Quiero gritar y sacudir el mundo
         alterar el fingido equilibrio
 ¿pero qué cambiaría?

Deja que los minutos te golpeen,
     que las arrugas se acerquen
              que las noches te atormenten

Las mareas cambian, no hay nada que hacer

Soñaste con la resurrección,
               ¿quién querría regresar?

Sentémonos a mirar el celaje,
           no nos queda otra cosa que hacer

Sentir el sinsentido

 

 

Nuestra corta existencia

      se acorta con cada nueva palabra

     elogiada en la punta del lápiz

se encoge el desfile de formas

     con la longitud de otra ambigüedad formada

y, aun así, podría seguir repitiendo en cada nación

                    cada lengua

el canto de mi desesperación

          repitiendo las agonías

declarando entre húmedas orgías

                el himno de la noche antigua

                “estoy solo y voy a morir”

irreducible aspecto de la mortalidad

      entre los hermosos cadáveres

                        que ríen, celebran y viven el día –

 así vivo también, pero moriría

         al final de una interrumpida oración
haber vaciado un sinsentido de sustantivos

             al hueco podrido del universo

 

ARS POETICA