la palabra sagrada

Poesia de amor

 

No te imaginas
cuanto he sufrido
buscando una sola palabra;
una musical combinación de letras
que agrupe los elementos de tu cara meditabunda
algo que incluya el débil ocaso reflejado
sobre la curva de tu diáfano ojo;
es una indagación sobre la fugacidad
similar al momento que la primera gota
toca la hoja y se rompe en cristal
para caer silenciosamente sobre el pasto
sin que entendamos por qué ni cómo,
son los tiempos y las memorias condensadas
en tus labios que intentan hablar
pero callan al recordar que solo hay ilusión;
he pasado noches visitando mi infancia
para encontrar esa palabra pueril
con la que me refería a lo misterioso;
son así tus cabellos – enigmas
pero no es amor lo que dicto
sino asombro al ver
algo nostálgico respirar
y saber, tal vez, que existes
quizá yo también —
es melancolía también
tener que condenar
este testimonio
sin la palabra sagrada
a un final negro
tan oscuro como
tus locas pupilas.
 

Poesía Nihilista

lo que viene

Hechos de Fuego Arte Moderno

me encontraba
seis
horas en el futuro
abriendo otra botella
esperando la señal
para poder atravesar
la tierra que sostiene
el peso, la silla y mi ser
esperando la palabra
que me transforme
en plomo sin masa
intocable
como un residuo
soñoliento
entre dos grises mundos,
miré a los ojos
de todos
con los que comparto
esta biografía vulgar
reímos
aun con toda la imperfección
que nos rodea…
reímos
como cuerpos de combustible
entre los hechos
hechos
de fuego.

 

 

 

Poesia Existencial

Aquella… esperanza?

 

con las cicatrices del precipicio 

   me acerco a estas orillas 

traigo la sangre seca en mis brazos 

  recuerdo bien el sentimiento de caer 

          el desencanto de regresar 

    y la necesidad de seguir 

reconozco las arrugas de las paredes 

         en la oquedad de otra derrota 

la sucia lágrima que renunció 

           y se evaporó sin obituario 

ese polvo en la circunferencia de mis labios 

     esa palabra que nunca pude pronunciar…

 La angustia fosilizada
que quedó como el epitafio de mi trayectoria:
     ¿pero aún sigo caminando?
                    ¿aún distingo esa lejanía llamada… esperanza?

Sentir el sinsentido

 

 

Nuestra corta existencia

      se acorta con cada nueva palabra

     elogiada en la punta del lápiz

se encoge el desfile de formas

     con la longitud de otra ambigüedad formada

y, aun así, podría seguir repitiendo en cada nación

                    cada lengua

el canto de mi desesperación

          repitiendo las agonías

declarando entre húmedas orgías

                el himno de la noche antigua

                “estoy solo y voy a morir”

irreducible aspecto de la mortalidad

      entre los hermosos cadáveres

                        que ríen, celebran y viven el día –

 así vivo también, pero moriría

         al final de una interrumpida oración
haber vaciado un sinsentido de sustantivos

             al hueco podrido del universo

 

ARS POETICA