báquico

Poesia al amanecer

Cómo les voy a explicar
a los niños
que la noche es animal
piel, instinto vulgar
en la borracha eternidad

el insecto
de miel e ideal
soy yo
una agónica danza
hasta morir
con la tierra hermana
entre mis dientes
de nube

es pura historia repetida
explicaría
la locura divina
de un bacanal irresoluto;
miren mi rabia melodiosa
escupida al mundo y sus cruces
las iglesias están mudas

niños,
diría,
el corazón es una cueva
con su propia noche
de espinas y tentáculos,
y son ecos de esa profundidad
que nos agitan desmesuradamente;
somos abejas inquietas
rodando un panal de misterio

niños
imiten la piedra
hagan pedregosos abismos
déjense caer
con la ínfima verdad
dentro de esos pequeños ojos,
las manitas enclaustradas en el fondo
            de lo intocable.

Poesía Nihilista

La inefabilidad

Dos luces
son la protuberancia de mi visión
al costado
la cerveza checa casi agotada
no soy el único
si yo picoteo el papel con una punta
otros punzan el piso con sus pies
y por su efímero movimiento
mis dos luces
confiesan la fragilidad de su fuego
mientras tanto la atmósfera de mi cabeza
recibe el fondo ambiguo de conversiones ajenas
conjuntamente con los zumbidos modernos de un techno
la variedad de mis temores oscila
entre la potente metafísica del libro a mi izquierda
y la interrogante de quién o qué soy
el propósito actual es escribir un poema
amplio como este irrepetible momento
que ni yo ni otro volverá a tener
y como las cosas en frente
tienen una piel alucinógena
no por la cerveza que casi termino
sino por su inconcebible hecho de existir
entre tanto, acaricio mi bigote que se siente
como un animal vivo reposando en mis labios
y el viento crudamente viajando sin color
sobre las hojas y los techos del mundo
todo esto, es
– si las proposiciones son válidas –
aspectos de una terrible vida
una colección de datos insuficientes
que intentan representar
la abundancia
de la existencia
y la impotencia inherente
de convertir este fenómeno
en cosas habladas.