el yo y el otro

Supura de la piel del extraño
algo de temible olor
semejante a la electricidad cruda
de un miedo, de una relampagueante pesadilla;
el prójimo se mantiene distante
algo ajeno y amenazante,
son pelos y poros de animal incógnito
no hay sexo ni compatibilidad
con sus arcos de hueso y cartílago –
se presiente la sangre como una ráfaga
de dolor subterráneo, alimentando
la congénita bestialidad del otro,
es un adversario carnal
es un agente de incomprensión,
sus vocales de lágrimas y secreción
erizan el cobarde manto
de nuestra piel;
nuestra era de caníbales
carne rota entre los accidentes
músculo a desgarro ubicuamente,
el otro es un ser de tentáculos
feroz pezuñas listas para
desmembrarme en el primer contacto;
medito sobre el hombre y hombre
mujer con mujer
niños entre niños,
ese infierno de raza enajenada
entre sí
y la perversidad del conocimiento:
soy salvaje barro de venas y hambre
para los ojos de los
demás.

 

Poesia 2011

los fragmentos insoportables

Poesia Moderna

la cera
imita
deleznable
el caos
que se apodera
en rededor
de la ya
difícil
situación
de existir

imagino
el trazo
inimaginablemente
blanco
que cruza el horizonte
más blanco aun
de la unidad,
íntegramente
todo se movía
como parte
de sí mismo

ya no;
la cera
se deshace
cada vez más
en los insoportables
pormenores
de la fragmentación
cuya vida abstracta
nos toca a nosotros,
divisibles ad infinitum.

 

 

 

Poesia Moderna