zumo de caos

Fruta Corazon

La cola que deja la aparición
un dragón de humo nadando
en la danza del tiempo y la historia,
culmina la evolución en una colilla
de cigarrillo, muerta de sed y sol,
para que llegue el empleado de limpieza
al barrer la mesa del piso y comerse
las puntas de los pelos con la boca
de un respiro – mientras tanto yo
cansado como los hielos de la risa,
observo los hechos absurdos de mi época –
la poza del olvido centellando
con el plástico quemado de la sabiduría,
la fruta aplastada del corazón.

 

Poesía 2011

el yo y el otro

Piel de canibal

Supura de la piel del extraño
algo de temible olor
semejante a la electricidad cruda
de un miedo, de una relampagueante pesadilla;
el prójimo se mantiene distante
algo ajeno y amenazante,
son pelos y poros de animal incógnito
no hay sexo ni compatibilidad
con sus arcos de hueso y cartílago –
se presiente la sangre como una ráfaga
de dolor subterráneo, alimentando
la congénita bestialidad del otro,
es un adversario carnal
es un agente de incomprensión,
sus vocales de lágrimas y secreción
erizan el cobarde manto
de nuestra piel;
nuestra era de caníbales
carne rota entre los accidentes
músculo a desgarro ubicuamente,
el otro es un ser de tentáculos
feroz pezuñas listas para
desmembrarme en el primer contacto;
medito sobre el hombre y hombre
mujer con mujer
niños entre niños,
ese infierno de raza enajenada
entre sí
y la perversidad del conocimiento:
soy salvaje barro de venas y hambre
para los ojos de los
demás.

 

Poesia 2011

rastros

Intento la navegación
en el zumo impalpable
de la realidad

enciendo el verso
en su humo abstracto

con manos de ciego
acaricio la boca llena
del empalagoso sabor
a recuerdo extinto

tengo una metáfora sucia
como lengua lamiendo
en círculos viciosos
sobre el clítoris de la sabiduría
(escucho ya el gemido transcendental)

el arte está borrando
el ámbito necesario
para lo impronunciable

he de desistir
dormir en la cama de vida
soñar con el tránsito de días
anónimos y subjetivos

desvestir mi biografía de fechas,
lugares y recuerdos,
dejarla triste como una nube vespertina
en su rumbo hacia el horizonte perdido

con los versos exponiendo
la materia incomprensible
del tiempo

 

 

Poesia Moderna