entiérrame

vino y poesia

          Viví
salvajemente
insólito como el destino
de las nubes
y al fin, ya,
morí
con la conciencia
hecha trizas
por haberle robado
tanto vino
a los que tanto
lo ocupan
en los últimos
días
de la tierra
fugaz.
 
 

poesia contemporanea

La causa y el efecto

 

Era la noche 

 una noche con vientos inquietos 

llegó la noche 

      esa ventana de escape 

donde uno deja todo atrás 

        y se pierde el mundo en una fugaz nube de ebriedad. 

¿era la noche que me hacía un desenfrenado? 

    ¿o era mi desenfreno que hacía de mi día… una noche?