como tú y yo.

Siempre fue parte de todo

entera partícula

él era un hombre vivo y mortal

valiente y cobarde

contento con su pequeño rincón

común hermano de las noticias

era

al fin y al cabo

uno más

una partícula íntegra

respirando

dejando el tiempo hacer lo suyo

pues era un hombre

de piel y sueños

capaz de asombro y aburrimiento

un colmillo feliz

y una barba espesa

era aquél

una figura más que jugaba

reía de las nubes

lloraba, como otros, en las noches

era, al fin y al cabo,

como tú y yo.
 

 

Poesia nihilista