una cierta indestructibilidad

Es hora de buscar

 una cierta indestructibilidad

comenzar a jugar una vez más

   con un escalofrío de fantasía-

si consiguiéramos la esperanza

    de poder borrar

un poco de lo que somos.

De niño me acuerdo

     penetrar  mis propias venas

desvanecer como la bruma de una catarata blanca

  levitar sobre la miseria

de un innecesario cuerpo.

 

Ser indestructible es… volver a volar.