hace dos mil memorias

Iglesia espiral

Recuerdo
un tarde
que salí a caminar
por el lago
fue ayer o hace dos mil memorias;
notaba las aguas
formular los misterios de las nubes
las aviones dejaban un trazo de tiza
en la miel del cielo naranja,
había una iglesia de colocho dorado
cuando las gaviotas dejaban
el vello del atardecer
rozar sus plumas de aceite;
la luz se marchaba como
ráfaga de tiempo,
en la invasora oscuridad
leía la gran teoría del cosmos –
anocheció
porque la luna creciente
pedía el mar negro
de la incertidumbre
al igual que este
ebrio lunático.

 

 

 

Poesía Moderna

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s